Cotizacion del Dolar:  Venta 6.96 Compra 6.86

Comunidad

La Iglesia llama a desterrar el odio y cambiar de vida

MENSAJE. Con el Domingo de Ramos se dio inicio a la Semana Santa. Monseñor Sergio Gualberti llamó a optar por el perdón, desterrar el odio y meditar cuántas desobediencias cometidas contradicen la vivencia de cristianos.


Fuente:El Mundo

15 de Abril de 2019

La Iglesia llama a desterrar  el odio y cambiar de vida

La Semana Santa inició ayer Domingo de Ramos con el llamado de Monseñor Sergio Gualberti a solidarizarnos con el crucificado y cargar con la cruz optando por la misericordia, el perdón y la reconciliación, desterrando el odio, el rencor y la venganza en nuestras relaciones humanas.

El Prelado destacó que “amor y misericordia” son las palabras que sobresalen en los eventos narrados durante los días de Semana Santa y por eso pidió responder a este amor dando un paso decisivo: “reconociendo nuestras propias culpas… dejando de lado todo lo que nos aleja de él, salir de nuestro egoísmo e intereses y cambiar de vida”.

En relación a la entrada de Jesús en Jerusalén, Gualberti aseguró que el Mesías “es acogido como rey, y es rey, pero no con el poder y opulencia de los grandes del mundo, sino con el poder del amor, el único que vence al mal y que salva”.

La causa profunda de la muerte de Jesús es el amor y la misericordia de Dios para liberar a la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte.

Señaló que más allá de las causas históricas por las que apresan y dan muerte a Jesús “el motivo profundo es otro: el amor y la misericordia de Dios, que no ha reparado en entregar a su hijo al mundo con tal de liberar a la humanidad de la esclavitud del pecado y de la muerte…”.

“Ante el misterio entrañable del hijo de Dios que se entrega a la muerte para que nosotros tengamos vida, es necesario que hagamos callar en nuestro interior tantas distracciones y preocupaciones y así mirar nuestra existencia y la del mundo que nos rodea y ver cuánto efectivamente él está presente en ella y cuánto cuenta en nuestro caminar de cada día”, expresó el Prelado.

Añadió que  solo desde la mirada de fe podemos descubrir cuán lejos estamos de Jesús crucificado, cuántas actitudes de soberbia y autosuficiencia, cuántas desobediencias, debilidades y pecados contradicen nuestra vivencia de cristianos.

El Prelado insistió en que para responder al amor y la misericordia de Dios “falta dar un paso decisivo siguiendo el ejemplo del buen ladrón: reconocer nuestra propia culpa, no quedarnos indiferentes ante el çrucificado, la víctima inocente y profesar nuestra fe en él como nuestro único señor, dispuestos a cargar la cruz junto a él. Esto implica dejar todo lo que nos aleja de él, salir de nuestro egoísmo e intereses y cambiar de vida”.


OTRAS NOTICIAS DE COMUNIDAD

El examen de la PSA de medio año será del 2 al 5 de agosto

Los micreros se resisten al reordenamiento en la ciudad

Hay 4.000 viviendas sociales con riesgo de ser revertidas

Ropavejeros cierran puestos en rechazo a veto para vender