Aguilera desmiente carta de Camacho y la califica de falsa

CARTA. El vicegobernador puso en duda la carta del gobernador Luis Fernando Camacho al indicar que hubiera sido escrita por la autoridad. Además negó haberse reunido con el ministro de Gobierno y que la única vez que le expresó un saludo fue en la iza de la bandera.

El vicegobernador de Santa Cruz, Mario Aguilera, negó la veracidad de las cartas que supuestamente le envió el gobernador Luis Fernando Camacho, quien se encuentra detenido en el penal de Chonchocoro. Aguilera dijo que las cartas pudieron haber sido escritas por cualquier otra persona del entorno cercano de Camacho y que no tienen ningún valor legal ni político.

Según Aguilera, las cartas son un intento de desacreditar su gestión y de generar división en el partido Creemos, al que ambos pertenecen. En las cartas, Camacho le acusa de traicionar a Santa Cruz y de reunirse con el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, para negociar su apoyo al MAS.

En una conferencia de prensa, Aguilera respondió a las acusaciones que lo señalan como un aliado del MAS y que lo involucran en supuestos acuerdos con el Gobierno central. El vicegobernador calificó estas denuncias como una “campaña de desprestigio” y una “estrategia política” para desestabilizar la gestión departamental.

Aguilera afirmó que su compromiso es con el pueblo cruceño y que no renunciará a su mandato. “No voy a entregar la gobernación de Santa Cruz al masismo. Que eso es lo que quieren hacer, buscando mi renuncia… Renuncia Mario Aguilera, la asamblea, donde tiene mayoría el MAS, va a poner al nuevo gobernador interino. ¿Eso es lo que quieren? Vayan a buscar a otro lado, porque aquí no van a encontrar”, dijo con vehemencia.

El vicegobernador también expresó que poco le importa lo que digan de él, pues Santa Cruz lo conoce. “Pueden decir lo que quieran de mí. Yo nací aquí, crecí aquí, me formé aquí, trabajo aquí y me voy a quedar aquí, al lado de mi pueblo, cumpliendo mi compromiso, como lo he hecho siempre”, indicó. Aguilera pidió a la población que no se deje engañar por las mentiras y que confíe en su trabajo.