Ante déficit de ítems, maestros esperan mejorías con el censo

ENCUESTA. Desde el Magisterio Urbano cruceño espera que con la realización del censo se trabaje por asignar más recursos para el sector. Señalan que existe un déficit de 2.000 ítems para maestros y 500 para administrativos. También esperan programas que impulsen el nivel de formación de los ciudadanos.

A solo días de la realización del Censo Nacional de Población y Vivienda 2024, crece la expectativa de diferentes sectores acerca del impacto que tendrá el empadronamiento para el mejoramiento de aspectos que son vitales para la calidad de vida de los ciudadanos.

Tal es el caso de la educación, donde se espera que además de saber el nivel de formación de ciudadanos, haya una mejor dotación de recursos, toda vez que desde el Magisterio Urbano cruceño indicaron que existe un déficit de 2.000 ítems para maestros y 500 para administrativos.

Osmar Cabrera, representante de la institución, indicó que las preguntas que se responderán en el censo están enfocadas en develar el nivel de formación académica de las personas, por lo que cree que el impacto de la encuesta nacional será leve. Sin embargo, aclaró que de acuerdo a las estadísticas que ellos manejan, en Santa Cruz cada año hay entre 8.000 a 10.000 estudiantes nuevos producto de la migración interna, razón por la que se necesitan aumentar recursos para la educación y se espera que, con los resultados oficiales, también las autoridades elaboren proyectos destinados a resolver el problema de la falta de formación.

“El censo para el tema educativo va a tener un leve impacto y año a año se le exige al Gobierno que pueda dotar de insumos para el crecimiento constante de migración interna”, dijo.

Así también, explicó que, según sus datos de la anterior gestión, se estima que los padres de familia en todo Santa Cruz pagaron cerca de Bs 8 millones al año para cubrir los déficits en horas e ítems, partiendo de una cifra de Bs 15 por hora, cuando el Estado paga de Bs 45 o 76, lo que quiere decir que a pesar de ser una cantidad monetaria menor a la que paga el Gobierno, sigue siendo una gran cantidad de dinero que sale de los padres de familia.

“Los padres hacen mingas para limpiar los colegios, aportan para pagar a profesores, aportan para comprar ventiladores o hasta la tiza de los profesores. Entonces la educación está en crisis permanente porque todo el tiempo crece la cantidad de alumnos y se necesita tomar estas estadísticas y prever un crecimiento vegetativo promedio de cada año para asignar más recursos e ítems”, afirmó Cabrera.

De igual forma, el representante de los maestros urbanos, cuestionó que el Gobierno no tenga la capacidad para responder a las demandas del sector a pesar de que es de su conocimiento.

“Esperemos que el censo ponga en evidencia de alguna manera estos datos y puedan dar más recursos para la educación. Los maestros estamos luchando año a año para mayor presupuesto educativo para que se asignen más ítems, más horas”, señaló.

Finalmente, indicó que el año pasado, se crearon unos 2.500 ítems para toda Bolivia, cifra que “no alcanzaba para repartir ni de a 500 por departamento”, en especial a los más poblados.

Source Martha Gil