Asosur denuncia fallas en el B-SISA que causa indefensión

DENUNCIA. La entidad que aglutina los surtidores denunció que el sistema de control de carguío de combustible B’SISA tiene fallas y está dejando en total indefensión a los establecimientos. Reclamo que surge luego que precintarán algunos surtidores.

A los problemas de abastecimiento de combustible que reportan los sectores productivos y transporte, además de la reducción de los volúmenes a las estaciones de servicio desde YPFB, ahora se suma fallas en el sistema B-SISA, según denuncian los propietarios de los surtidores.

Ayer la gerente general de la Asociación de Surtidores de Santa Cruz (Asosur), Susy Dorado denunció falta de garantías de seguridad desde el sistema B-SISA, explicando que deja esta situación en total indefensión como servidores y comercializadores de los carburantes en la región.

Según Dorado son tres casos en los cuales la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) en compañía del Ministerio Público, procedió a realizar un precintado de los dispensadores en establecimientos afiliados.

“El sistema tiene un problema y es que cualquier operador puede digitar la placa que se requiera”, remarca la ejecutiva.

La gerente de Asoscur, recordó que desde el 2013 apostaron por el sistema B-SISA, en el cual tanto al Estado como a las estaciones de servicio realizaron inversiones económicas para contar con este tipo de tecnologías que controle y restrinja, que para poder comercializar los combustibles en la medida de lo que la norma establece.

“Es en este sentido es que nosotros nos sentimos en total y completa indefensión, toda vez que no podemos controlar día a día ni tener una persona atrás de nuestros operadores porque esta falla del sistema ya la hemos manifestado y la hemos comunicado en reiteradas oportunidades a la ANH y hemos solicitado una solución ante este problema que tenemos”, subrayó Dorado.

Para la representante de Asosur, esta situación, expone a las estaciones de servicio y las coloca en riesgo, toda vez de que este tipo de infracciones cometidas conlleva una sanción de cinco días de comisión para pagar como multa, un tiempo que significa aproximadamente un 30% del importe bruto recibido mensualmente.

A su vez, Dorado agrega que a raíz del decreto que reduce la cantidad de combustibles, ahora sólo pueden comercializar 5.000 litros de manera directa y se tiene que pedir el carnet de identidad a las personas que van a comprar de manera fuera de tanque, en bidones u otro.

“Es ahí que nosotros hemos pedido que haya un candado, una forma de cómo controlar mejor y poder cumplir con la normativa”, apuntó.

Según la ANH, el sistema Boliviana de Sistemas de Autoidentificación (B-SISA) tiene como su principal objetivo controlar la venta de combustible en estaciones de servicio de todo el país, siendo una herramienta valiosa de información para la investigación de casos, como robo de vehículos, secuestros, robos materiales, entre otros; además de detectar el uso ilícito de combustible, para el contrabando y para explotación ilegal de oro y madera.

Source Patricia Canido Aroni