Ataque de maleza parásita en girasol alarma a productores

El cultivo de girasol está siendo afectado por una maleza muy diferente a las ya existentes en el campo, lo cual genera preocupación a productores y profesionales agrónomos, porque dicha maleza es muy destructiva y virulenta, que puede ocasionar la pérdida de hasta el 100% del girasol.

La información la dio a conocer Modesto Roque, especialista en control de malezas, indicó que después de hacer un seguimiento y análisis en campo se detectó la aparición de la maleza Orobanche spp y por sus características morfológicas se asume que es Orobanche cumana. Sin embargo, todavía no se identificó la especie y la raza de forma oficial en Bolivia, más conocida como Jopo; maleza destructiva y altamente virulenta en el cultivo de girasol y de fácil diseminación en diferentes campos.

Roque indicó que desde el 2023 se evidenció la afectación de la maleza parásita al cultivo de girasol, y en la campaña de invierno 2024 se estima cerca de 5.000 hectáreas afectadas de girasol en el municipio de San Julián, departamento de Santa Cruz.

El profesional explicó que la maleza Orobanche spp apareció en Rusia por primera vez afectando al cultivo de girasol en el año 1.866 y las afectaciones causaron pérdidas desde 20% al 100% del girasol, posteriormente se dispersó en la región mediterránea y Asia occidental.

Maleza parásita afecta al girasol en el invierno 2023. Foto: Modesto Roque En los países donde se detectó esta maleza, el control está basado al uso de resistencia genética e híbridos tolerantes a los herbicidas imidazolinonas.  En 1920 el país de Rusia lanza al mercado girasol con resistencia genética para poder seguir sembrándose girasol, toda vez que la aparición de dicha maleza no permitía cultivar el cultivo en las zonas afectadas, y en actualidad existen varios híbridos de girasol con resistencia genética, utilizando genes del girasol silvestre.

Source Agro Sinergia