Avasallan 2.000 hectáreas de tierras sembradas en El Puente

TOMA. Los propietarios de un predio productivo en el municipio de El Puente denunciaron el avasallamiento de forma violenta de 2.000 hectáreas de soya sembrada, 400 de maíz y 400 hectáreas están listas para ingreso de ganado bovino. Piden a las autoridades una reacción inmediata.

El problema de toma irregular de tierras aumenta en Santa Cruz. Ayer los productores soyeros denunciaron el avasallamiento de una propiedad agrícola en el municipio de El Puente, provincia Guarayos, distante a 214 kilómetros de la capital cruceña. Grupos con armas de fuego amenazaron a los trabajadores del lugar.

Según el abogado de los propietarios afectados, Fernando Parra, los avasalladores ingresaron de forma violenta, quemaron cultivos y hubo tiroteos. Además el predio tiene 2.000 hectáreas de soya sembrada, 400 de maíz y 400 hectáreas están listas para ingreso de ganado bovino.

“Se ha tomado el campamento principal, las vías de acceso y se ha avasallado por completo el predio titulado Hacienda Laguna. Asimismo, varias hectáreas estaban dispuestas para cultivo de soya y sorgo para la siguiente temporada de verano”, detalló.

Los predios tomados son las haciendas Santa Rita, Santa Rita C y Laguna; una de ellas titulada y otras dos en proceso de saneamiento. Corresponden a inversiones de productores brasileños y naturalizados bolivianos, reconocidos por más de 30 años de producción, actividades responsables con sus trabajadores y con prácticas óptimas de manejo de suelo.

Por su lado, el gerente general de Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández informó que en el lugar había alrededor de 50 trabajadores que se encontraban laborando, de quienes se teme esté en riesgo su integridad física. Se teme por ellos, ya que se ha perdido contacto desde el inicio de la toma violenta pues tumbaron la antena para la conexión de internet.

“La información que tenemos indica que los cultivos han sido incendiados y se han registrado numerosos tiroteos en la zona. La situación sigue siendo extremadamente tensa y peligrosa”, explicó Hernández

Los propietarios y Anapo activaron los procesos legales correspondientes para poner conocimiento de las autoridades. “Estamos frente a una situación que incluso pone en entredicho la imagen de la seguridad jurídica en Bolivia para ciudadanos nacidos en Brasil que hacen patria en nuestro país mediante la producción de alimentos”, aseveró el gerente de Anapo

“Urgimos la intervención inmediata para proteger la vida de los trabajadores y detener la destrucción de los cultivos”, enfatizó el abogado, e invocó al compromiso asumido por el presidente Luis Arce, quien aseguró que durante su mandato no permitiría más avasallamientos

Source Patricia Canido Aroni