Bolivia: Irrupción a sede mexicana “no debe quedar impune”

SESIÓN. Ayer se llevó a cabo el segundo día de la sesión extraordinaria del organismo multilateral, convocado por las misiones permanentes de Bolivia y Colombia, para debatir sobre la irrupción de la Embajada de México en Quito, por parte de la Policía de Ecuador.

El embajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Héctor Arce Zaconeta, se volvió a referir a la invasión de la Policía del Ecuador en la Embajada de México, en Quito, y afirmó que tal hecho “no debe quedar en la impunidad” y que tampoco debe pasar desapercibida “como un simple incidente diplomático”.

“Esta situación no puede ni debe quedar en la impunidad internacional. No puede pasar desapercibida como un simple incidente diplomático más, ya que de hacerlo supondría una normalización de este tipo de prácticas, que marcaría un retroceso en la larga y compleja construcción del derecho internacional”, dijo Arce durante su intervención en el Consejo Permanente de la OEA.

Ayer se llevó a cabo el segundo día de la sesión extraordinaria del organismo multilateral, convocado por las misiones permanentes de Bolivia y Colombia, para debatir sobre la irrupción de la Embajada de México en Quito, por parte de la Policía de Ecuador.

En ese contexto, Arce Zaconeta refirió que el hecho “no es un tema estrictamente bilateral” sino que concierne a todos los países del hemisferio.

“Lo demuestra el simple hecho de que la totalidad de los países del hemisferio se hayan pronunciado a la hora de haber ocurrido los acontecimientos en pleno fin de semana y así debemos entenderlos si queremos servir bien a nuestras naciones y desarrollar el derecho internacional”, agregó el embajador.

JUSTICIA “POR MANO PROPIA”

Tras un fuerte operativo policial en Quito, Ecuador, se procedió a la detención del exvicepresidente de ese país, Jorge Glas, quien solicitó asilo político en México; sin embargo, aún permanecía en su embajada.

Glas es acusado de la comisión de peculado, durante el periodo presidencial 2013-2017, cuando Rafael Correa ejercía la presidencia del país vecino. En ese marco, el embajador boliviano consideró que pese a las sentencias y acusaciones que pesan en contra la exautoridad “no le da derecho” a Ecuador a “tomar la justicia en sus propias manos”.

“La explicación que dio Ecuador, en el sentido que Jorge Glas Espinel tendría una o dos sentencias condenatorias, no le da el derecho en ninguna circunstancia a adoptar la decisión de tomar la justicia en sus propias manos. En todo caso, tenía a su disposición los mecanismos jurídicos y jurisdiccionales bilaterales y multilaterales para hacer valer su supuesto derecho a que el señor Glas les sea entregado”, sentenció durante su intervención.

Finalmente, consideró que el hecho debe ser “profundamente investigado” ya que de ser evidente “es aún más grave”.

“Esta situación de actuar en represalia amerita una profunda investigación ya que de ser evidente es aun más grave, ya que estaríamos ante una situación anómala que no ocurrió ni en las más grandes tensiones internacionales, incluida la guerra fría”, concluyó.