Bolivia pide a la OMC y la OMPI liberar patentes de las vacunas

EXPOSICIÓN. El presidente Luis Arce en su participación en la cumbre iberoamericana

El presidente Luis Arce planteó ayer a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) la liberación de las patentes de los laboratorios que fabrican vacunas contra el coronavirus para su libre producción en la lucha contra el coronavirus en el globo.

El planteamiento de Arce tuvo lugar en la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se realiza en el Principado de Andorra, un pequeño país de Europa. Su participación fue de manera virtual.

“Se torna urgente realizar una reforma de los estándares internacionales, en especial los referidos a los derechos de propiedad intelectual (…). Desde Bolivia exhortamos a la OMC y a la OMPI a una pronta modificación de los estándares internacionales que protegen la hegemónica industria farmacéutica a costa del perjuicio de miles de millones de seres humanos”, expresó el mandatario boliviano.

Acotó que las grandes empresas farmacéuticas deben liberalizar el registro de sus patentes a fin de combatir eficazmente contra la pandemia generada por la presencia del coronavirus.

“Las poderosas transnacionales farmacéuticas que tienen patentes sobre los diagnósticos, medicamentos y vacunas deben liberarlas y hacerlas de dominio público o emitir autorizaciones voluntarias, sin costo, para lograr un acceso real de parte de todas las naciones sin excepción”, dijo Arce.

También convocó a los países desarrollados que adquirieron un mayor número de vacunas, que supera a la de sus poblaciones, a que las distribuyan en aquellas naciones que hasta el momento no pudieron obtener ninguna dosis.

Añadió que el encuentro de países iberoamericanos tiene la tarea “ineludible de levantar en alto las banderas de la defensa de la vida, la igualdad, la solidaridad y la complementariedad, pero también de un multilateralismo más solidario” para superar la crisis provocada por la pandemia.

Reiteró también la preocupación de los pueblos latinoamericanos por la desigualdad a la que están siendo sometidos a causa del virus, por lo que dijo que los esfuerzos implementados por los países y los organismos internacionales no están siendo suficientes para lograr el acceso equitativo a insumos, medicamentos y otros para contener el Covid-19.

Añadió que las naciones del Norteamérica tampoco superarán los efectos económicos de la pandemia por más que destinen miles de millones de dólares para sí mismas, si las naciones del sur son dejadas en la vulnerabilidad.

La Cumbre Iberoamericana por primera vez, en tres décadas, se realiza en Andorra, un pequeño Estado europeo y que, debido a la pandemia, casi todos los líderes participaron a través de videoconferencias.

- Advertisement -

También podría gustarte