CC pide tomar “medidas” para evitar “despeñadero económico”

POSTURA. El líder de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, responsabiliza de la situación económica al presidente Luis Arce y el expresidente Evo Morales por la situación económica a nivel nacional, la subvención de carburantes y la escasez de dólares.

El expresidente y líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, publicó ayer en su sitio web una posición de su partido con relación a la situación económica del país y dijo que, si el presidente no toma “medidas urgentes”, se corre el riesgo “de ir a un despeñadero económico en el corto plazo”.

En el texto, titulado “La palabra de CC ante la crisis económica generada por Evo Morales, Luis Arce y el MAS”, el exjefe de Estado responsabiliza de la situación a los dos políticos y sostiene que un “corralito de hecho”, y la situación en torno a la subvención de los hidrocarburos son las consecuencias del «fracaso”.

“Desde marzo de 2023 vivimos una falta casi total de dólares. Ni gobierno, ni importadores, ni público, pueden acceder a la divisa norteamericana y el gobierno apenas puede mantener la subvención de los hidrocarburos”, sostiene e identifica dos consecuencias de esta situación: primero, “un corralito ‘de hecho’ que limita al mínimo la disponibilidad de dólares en el sistema financiero y una devaluación de facto que ha llevado el cambio de 6,96 nominal a más de 8, y subiendo”.

En segunda consecuencia, describe que la subvención de los hidrocarburos llevó al país “a una dramática escasez de provisión preocupante”.

“En muchos puntos del país el precio de la gasolina y diésel se ha triplicado o cuadruplicado, y en el sector agroindustrial se ha aceptado con pragmatismo un precio promedio del diésel superior a los Bs 6 por litro”, según cita en el artículo.

Finalmente, el exmandatario considera que la única forma de salir de la crisis actual es “un cambio de modelo económico, político y social”, junto a otros elementos como la lucha contra la corrupción, la recuperación de la institucionalidad con independencia de poderes, entre otras.

“A la vez, que la única respuesta de largo plazo a la crisis es un cambio de modelo económico, político y social, una lucha real contra la corrupción, una recuperación de la institucionalidad con independencia de poderes y la recuperación plena de las libertades ciudadanas para todos los bolivianos. Esa respuesta es el cambio inevitable e imperativo que se producirá por el voto popular el año 2025”, finaliza.