Chuquimia dice que sufrió acoso político en el TSE

REACCIÓN . Un día después de haber sido alejada del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la exvocal Dina Chuquimia dijo que era víctima de acoso político de parte del vocal Tahuichi Tahuichi Quispe. Aseguró que no fue bien recibida en el TSE por ser delegada del presidente Luis Arce.

La, ahora, exvocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Dina Chuquimia, afirmó ayer que no fue ella quien renunció a su cargo y fue una decisión del presidente del Estado, Luis Arce, “en el marco de la Constitución Política del Estado”.

En contacto con la prensa, Chuquimia aseveró que en los aproximadamente tres años en los que estuvo como Vocal del TSE tuvo un accionar “enmarcado en la Constitución, las leyes y los reglamentos”.

“Lo que corresponde ahora es volver a la vida civil”, afirmó, a tiempo de señalar que estaría dispuesta a asumir otro cargo público dentro del Gobierno si es invitada, como anunció ayer la viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón.

Sobre su última experiencia como vocal del TSE, Chuquimia aseveró que fue “complicado” y denunció que incluso fue víctima de acoso político por parte de su ex colega, Tahuichi Tahuichi Quispe, por ser delegada del presidente Arce.

“Ha sido complicado y eso sí tengo que admitirlo. Desde el momento en que yo vine en 2021 había una especie de rechazo y de desconocimiento de mi autoridad. Hubo en algunos momentos que me decían: ‘pero usted es la delegada, no corresponde que esté aquí’”, relató.

Afirmó que recibió acosos en particular del vocal Tahuichi, con quien dijo no pudo terminar de limar asperezas pues considera que aún se vive en una sociedad “patriarcalizada”.

“Hubo tiempos muy duros con el vocal Tahuichi. Inclusive con temas de acoso político hacia mi persona. Tratamos de limar asperezas, pero entendemos que todavía la sociedad es está patriarcalizada”, afirmó.

Dina Chuquimia fue designada como vocal titular del TSE en abril del 2021 y estuvo en el cargo hasta ayer, jueves 4 de abril de 2024, cuando fue reemplazada, por decreto, por Gustavo Ávila.

Source El Mundo/Oxígeno.bo