- Advertisement -

CONAMYPE: Gobierno no tiene control sobre el tipo de cambio

ASFIXIADAS.- La incipiente micro y pequeña empresa del país se siente asfixiada por las altas comisiones de la banca por la compra de insumos y el mercado paralelo que cotiza el dólar a más de 8,05 bolivianos

Juan Carlos Vargas, secretario general de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa de Bolivia (CONAMYPE), ha expresado que su sector se ve asfixiado por el impacto del aumento de las comisiones bancarias en la compra de insumos en el exterior, que actualmente rondan el 18%. Esta alza afecta a los diversos sectores manufactureros, ya que el dólar es esencial para las importaciones de materias primas. En la última semana, la cotización en el mercado negro ha superado los 8 Bs por unidad.

La dependencia de Bolivia en un 80-85% de materia prima e insumos extranjeros complica aún más la situación. La falta de control sobre el dólar, tanto en el mercado paralelo como en las entidades financieras, ha llevado a un aumento de comisiones cercano al 20%, afectando a pequeños y grandes importadores por igual.

Vargas destaca la necesidad de una política cambiaria y de control sobre el dólar para mantener la competitividad de los productores bolivianos. Critica la falta de acción por parte de las autoridades, señalando que la especulación del dólar perjudica tanto a la industria como al consumidor final. La falta de intervención gubernamental deja a los empresarios en una posición vulnerable y menos competitiva.

Vargas llama la atención sobre la necesidad urgente de medidas para controlar la especulación del dólar y reducir las comisiones, instando a las autoridades a asumir su responsabilidad en este asunto crítico para la economía boliviana.

En tanto, el dirigente de la Cámara Agropecuaria del Pequeños Productores del Oriente (CAPPO), Demetrio Pérez, indica que la situación se ha tornado muy difícil debido al alza del dólar paralelo, que también ha incrementado en un 20 a 30% los insumos y repuestos para la maquinaria agrícola del sector agropecuario. Esto repercute en el costo de producción, haciendo que los productores bolivianos sean menos competitivos, además de los conflictos sociales que bloquean las carreteras.

Source Marcelo Huanca Dorado