Cordón Ecológico: Autoridades apuntan a la ejecución de estudios

CONTROVERSIA. Ante la posibilidad de incluir el Cordón Ecológico a la Mancha Urbana de la capital cruceña, desde la Gobernación señalan que la zona “es intocable”. El alcalde municipal, Jhonny Fernández anunció que se realizará un estudio del lugar.

Ante la preocupación que existe por la inclusión del “Parque Ecológico Metropolitano Piraí” o Cordón Ecológico a la Mancha Urbana de Santa Cruz de la Sierra, autoridades e instituciones ha dado a conocer sus posturas respecto a la situación, ya que consideran que se debe presentar un proyecto que cuente con el respaldo técnico antes de intervenir la zona y que no hayan riesgos ante las crecidas del río Piraí.

En ese marco, desde la gobernación, el director del Searpi, Luis Aguilera afirmó categóricamente que esta zona “es intocable”, toda vez la función del ente es evitar el ingreso del río a la ciudad como ocurrió en 1983. Explicó que para cualquier proyecto se va a convocar a universidades, instituciones, plataformas ambientalistas y otras entidades, todo con responsabilidad y seriedad social. Además indicó que actualmente el Cordón Ecológico se encuentra desprotegido, ya que existen edificaciones de vivienda y deforestación en gran magnitud, existiendo un total irrespeto a las normas y leyes ambientales, por lo que instó a la Alcaldía municipal trabajar en proyectos integrales para evitar problemas a futuro.

Por su parte, el gobernador en ejercicio, Mario Aguilera, resaltó que como técnico es consciente de la importancia que cumple el Cordón Ecológico para la mitigación de vientos y afectación a la ciudad de Santa Cruz, por lo que dejó en claro que será respetuoso de las normativas nacionales, departamentales y municipales que lo protegen.

ALCALDE ANUNCIA UN ESTUDIO

El alcalde de la urbe cruceña, Jhonny Fernández, aseguró que es una mentira que se vaya a intervenir de forma inmediata el Cordón Ecológico. Sin embargo aclaró que se buscará tener el control del lugar al desalojar a las urbanizaciones existentes, así como a las personas en situación de calle. Por lo que junto a la gobernación, se conformó una comisión para que se realice un estudio que tendrá una inversión de Bs 750.000 y posterior a esto se determinarán las acciones a seguir por parte de las autoridades.

Asimismo, pidió la colaboración de la Policía nacional para intensificar los controles en el lugar.

INGENIEROS BRINDAN SUGERENCIAS

Luego de unas mesas técnicas, la Sociedad de Ingenieros de Santa Cruz (SIB – SC), concluyó que el Cordón Ecológico es una obra de ingeniería que debe ser conservada y trabajada como se lo ha hecho durante más de 40 años, como una actividad ingenieril para proteger de las inundaciones. En esa línea, la institución:

  1. Recomienda al Searpi que presente un diagnóstico de la situación actual y plan de manejo referente a las obras ingenieriles (civiles y forestales) de mantenimiento y construcciones para proteger la metrópoli cruceña.
  2. Se debe elaborar un plan de manejo considerando el uso de suelo del Cordón Ecológico, los niveles de protección y conservación otorgados por la legislación nacional, departamental y municipal.
  3. Se debe reubicar a los habitantes del barrio Ambrosio Villarroel y todos los que habitan en el Cordón Ecológico para preservar sus vidas y elaborar planes de contingencia para dichos ciudadanos.
  4. Se deben instalar mesas de trabajo en el área legal, social, técnica y de gestión de riesgos para que se tenga un análisis más completo sobre la zona y así tomar las decisiones que sean más viables para a protección del Cordón Ecológico.

ADVIERTEN RIESGOS DE LA URBANIZACIÓN

El urbanista Rolando Schrupp explicó que el plan de manejo del Cordón Ecológico se puede encarar tomando como base los artículos 2 y 28 del Reglamento General de Áreas Protegidas que definen al Plan de Manejo como “un instrumento fundamental de planificación y ordenamiento espacial”, ya que contiene las directrices y lineamientos para la administración de este tipo de áreas.

Esto, con la finalidad de garantizar la protección del lugar, ya que debido a las funciones que cumple, como la regulación de la calidad de aire, la calidad de vida, la temperatura y los vientos, hasta la protección de la ciudad contra riadas (turbiones) del río Piraí y dados los antecedentes de 1983, Schrupp hace énfasis en que una riada hoy sería catastrófica multiplicando por decenas de veces los impactos de la tragedia nacional de aquel 18 de marzo. “Recordemos que en el 83 tuvimos centenares de muertos, 3.000 familias damnificadas y cientos de millones de dólares en pérdidas materiales. Además, no sólo es una actitud delincuencial en flagrancia, si no criminal”, aseveró Schrupp respecto a las consecuencias de urbanizar el lugar.

Finalmente, el urbanista también indicó que existe una deficiencia en la compatibilidad de las normas aplicables en el área, por lo que se requiere de un estudio más profundo del mismo y compromiso por parte de las autoridades.

Source Martha Gil