- Advertisement -

“Cumbre por la Tierra” no debe ser para reducir áreas protegidas

PROPUESTA.- El director de Fundación Tierra en Santa Cruz, el abogado agrarista Alcides Vadillo señaló que apoya la necesidad de una Cumbre por la Tierra, pero que ésta no sea para reducir áreas protegidas como proponen los interculturales.

El director de la Fundación Tierra en Santa Cruz, Alcides Vadillo expresó que su apoyo a la idea de una “Cumbre por la Tierra”, pero que la misma no es solo un tema de productores, sino de todos los bolivianos.

“La última cumbre relacionada con la tierra, como la de “Sembrando Bolivia en 2015”, se centró principalmente en los intereses de los productores, dejando de lado a otros sectores importantes de la sociedad civil. Es necesario que la discusión sobre la tierra incluya a representantes de la sociedad en su conjunto, ya que las decisiones sobre la tierra afectan a todos los bolivianos”, expresó

Vadillo dice que es hora de revisar disposiciones obsoletas en la legislación agraria, como los principios de la Reforma Agraria de hace 80 años, y considerar nuevas perspectivas, como la relación entre el derecho de propiedad privada y la conservación ambiental.

CUMBRE PARA ABRIR AREAS FORESTALES

El destacado abogado en asuntos agrarios, se declaró  preocupado por la posibilidad de se  realice una “Cumbre” exclusiva para productores proponga la destrucción de las reservas forestales restantes. “Hemos observado propuestas para reducir significativamente estas reservas, lo cual podría tener consecuencias negativas para el medio ambiente y la biodiversidad”, expresó.

HAY QUE REPENSAR NUESTRO MODELO PRODUCTIVO

El abogado Alcides Vadillo señaló que es tiempo de repensar nuestro modelo de desarrollo productivo porque si  continuamos en la misma dirección en la que se está llevando a cabo el desarrollo agropecuario, las consecuencias serán inevitables y catastróficas a mediano plazo.

Producto de el irrespeto de las servidumbres y la destrucción del boque que genera agua varias zonas están quedando desertizadas, que ante tenían abundante agua hoy son arenales con escása humedad.

Es fundamental detener el nivel de desarrollo actual que, al recolectar, está generando pérdida de humedad. Si no se corrige en los próximos 10 años, la agricultura en regiones como el norte integrado se verá gravemente afectada, afectando a los propios productores y a la población en general.

Source Marcelo Huanca Dorado