Economista advierte sobre peligros del intervencionismo estatal

CRISIS.- El economista Joshua Bellott alerta que el intervencionismo estatal en la economía boliviana podría conducir a una hiperinflación y profundizar la crisis económica, con graves repercusiones para los sectores más vulnerables.

El reconocido economista Joshua Bellott ha emitido una alerta sobre las consecuencias nefastas del intervencionismo estatal en la economía, especialmente en el contexto actual de Bolivia.

En una entrevista exclusiva con El Mundo, Bellott destacó que el verdadero valor de los bienes y servicios, así como el tipo de cambio, debe ser determinado por el mercado, no por medidas gubernamentales.

MERCADO NEGRO DEL DOLAR

Uno de los puntos críticos señalados por Bellott es la reciente detención de 10 personas bajo cargos de especulación en el mercado cambiario, particularmente en La Paz, donde el precio del dólar ha superado significativamente la tasa oficial. Esta intervención, según Bellott, no solo molesta a la ciudadanía, sino que también distorsiona el funcionamiento natural de la economía.

Aunque el Banco Central de Bolivia cuenta con un precio oficial del dólar, lo cierto es que en la realidad esta cotización es diferente, algo que se evidenció a principios del 2023 cuando se registró una escasez de la moneda estadounidense. Actualmente el tipo de cambio oficial está en 6,96 a la venta y 6,86 a la compra.

El economista resaltó que el mercado no solo regula el valor del dólar, sino también otros aspectos como el salario mínimo. A pesar de los intentos del gobierno de fijar un salario mínimo, la realidad del mercado muestra que en muchos casos este se sitúa por debajo de las expectativas gubernamentales, lo que evidencia la incapacidad de las intervenciones estatales para controlar la economía.

Bellott advirtió que las medidas intervencionistas, como la imposición de comisiones bancarias máximas, tienen consecuencias negativas. En lugar de reducir la especulación, estas medidas han provocado la desaparición del dólar del sistema bancario, impulsando su circulación en el mercado negro y generando una escalada en el tipo de cambio paralelo.

BOLIVIA VIVE UN CONTEXTO SIMILAR A LOS AÑOS  80

El economista destacó similitudes preocupantes con la crisis económica de los años 80, caracterizada por un excesivo endeudamiento externo y un crecimiento descontrolado del gasto público. En la actualidad, el incremento exponencial de los gastos corrientes ha llevado al país a una situación de endeudamiento crítico, con reservas internacionales en niveles alarmantemente bajos.

Bellott enfatizó que las intervenciones estatales, lejos de solucionar los problemas económicos, generan más distorsiones y pérdidas de bienestar. La escasez de divisas ha afectado sectores clave como la industria  y producción agrícola, exacerbando la crisis económica y social en el país.

Ante este panorama desafiante, Bellott instó a la adopción de medidas estructurales, incluida la reducción del gasto público. Sin embargo, reconoció la complejidad de esta tarea en un contexto donde el presupuesto estatal depende en gran medida de la deuda externa e interna.

Finalmente el economista advirtió que la persistencia del intervencionismo estatal podría conducir a una hiperinflación y profundizar la crisis económica, con graves repercusiones para los sectores más vulnerables de la sociedad boliviana.