DETERMINACIÓN. Una sesión de la CIJ en Países Bajos, el jueves será la lectura del fallo sobre el Silala.

El 1 de diciembre se dará lectura al fallo sobre las aguas del Silala

EN LA HAYA

JUICIO. Bolivia espera que Chile compense económicamente por el uso del recurso que fluye a través de los manantiales y que la Corte refrende su soberanía. Chile busca que La Haya declare que el Silala es un río internacional y que, por lo tanto, tuvo y tiene derecho al uso “razonable y equitativo” de sus aguas.

DETERMINACIÓN. Una sesión de la CIJ en Países Bajos, el jueves será la lectura del fallo sobre el Silala.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) leerá el jueves 1 de diciembre el fallo sobre el diferendo entre Chile y Bolivia sobre el uso de las aguas de los manantiales del Silala que fluyen hasta Antofagasta por un curso desviado, informó Emerson Calderón, director de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) luego de los alegatos expuestos en abril pasado.

Bolivia considera que el Silala fue desviado de manera artificial por Chile, y sostiene que el nacimiento del acuífero se encuentra en la región sudoeste de Potosí y alimenta regiones del norte de Chile, sin compensaciones económicas desde tiempos inmemoriales.

Chile busca que La Haya declare que el Silala es un río internacional y que, por lo tanto, tuvo y tiene derecho al uso “razonable y equitativo” de sus aguas, según lo expuesto en los alegatos orales de abril.

Su principal sustento es que las aguas del Silala llegan a territorio chileno atravesando una quebrada que tiene una pendiente de entre un 4 y un 5 por ciento de inclinación natural formado en los últimos 8.400 años.

Las aguas del Silala son un recurso primordial y vital sobre todo en el árido desierto de Atacama y lo convierte en un recurso hídrico fundamental para el desarrollo del Norte chileno, sobre todo Antofagasta, la región minera chilena considerada como uno de los principales productores de cobre del mundo.

Calderón dijo que Bolivia contestó a Chile con otras tres demandas que se apoyan en “la defensa de la soberanía nacional”.

Añadió que las demandas circunscriben la soberanía sobre “los canales instalados” en el Silala y el “derecho a decidir” sobre las aguas que nacen en Bolivia.

Asimismo, según Calderón, “la soberanía sobre el flujo” y la necesidad de “encontrar una solución acordada” y “una compensación”, en el caso de que se determine que las aguas fluyen de manera natural hacia Chile.

El caso ante La Haya se remonta a 2016, cuando Chile presentó sorpresivamente una demanda en medio de otro diferendo entre ambos países en la CIJ la negociación a una salida soberana al mar.

Bolivia presentó en 2018 sus argumentos y contrademandó a su vecino alegando que una parte importante del flujo de agua que corre hacia Chile es de carácter artificial y que debe pagar por su uso. El Silala tiene una extensión de 10 kilómetros, seis de los cuales cruzan a territorio chileno.

Los alegatos orales entre ambos, Chile y Bolivia, se dieron a mediados de abril en La Haya.

- Advertisement -

Fuente Innovapress
También podría gustarte