- Advertisement -

El 2024 se vislumbra como un año muy complicado para Bolivia

CIFRAS.- La desaceleración de la economía, el declive de la producción de gas y los conflictos bélicos repercutirán en el economía boliviana, según el economista y diputado José Luis Pórcel

El economista y diputado nacional José Luis Pórcel señala que la desaceleración económica, el declive de la producción de gas y los conflictos bélicos vislumbran un 2024 con grandes desafíos para la economía boliviana, marcados por datos que cuestionan la gestión gubernamental y generan incertidumbre en diversos sectores.

El parlamentario indica que, en este panorama desafiante, surge la pregunta clave sobre la fuente de los $us 2.750 millones necesarios para honrar el servicio a la deuda externa en este año 2024.

DESACELERACIÓN ECONÓMICA Y DISCREPANCIA DE CIFRAS:

Pórcel señala que la tasa de crecimiento, que anteriormente se mantenía robusta en un 4,86%, ha experimentado una abrupta disminución para ubicarse en un modesto 2,21%, según el gobierno. Sin embargo, organismos internacionales advierten que esta cifra podría ser aún menor, rondando el 2%. Este valor, lejos del inicialmente propuesto con entusiasmo, representa únicamente el 45% de la meta original.

CIERRE FRONTERIZO Y SUS CONSECUENCIAS:

El cierre de fronteras con Perú y Argentina ha impactado positivamente en la disminución del contrabando, considerado por el gobierno como un instrumento para combatir la inflación. No obstante, Pórcel señala que esta estrategia puede tener repercusiones en las relaciones con los países vecinos, afectando la estabilidad económica regional.

CONFLICTOS BÉLICOS Y TASAS DE INTERÉS:

El parlamentario indica que los conflictos bélicos en el extranjero son utilizados como pretexto para justificar el incremento de las tasas de interés. Este fenómeno, junto con la degradación de la calificación de riesgo país, se señala como la principal razón detrás del aumento de las tasas, generando preocupación sobre su tendencia futura.

DECLIVE EN LA PRODUCCIÓN DE GAS Y FALTA DE PLANIFICACIÓN:

Otro elemento que genera preocupación, según el parlamentario de CC, es la caída en la producción de gas atribuible directamente a la falta de medidas serias por parte del gobierno en los últimos 17 años. La sobreexplotación ha llevado a una incapacidad para satisfacer la demanda de los mercados cautivos en Brasil y Argentina. Estos países, a su vez, buscan reducir su dependencia del suministro de gas proveniente del país, lo que representa un desafío adicional.