El déficit de maíz este año superará las 700 Mil toneladas

DEFICIT.- La demanda de maíz de maíz por año es de 1.200 toneladas para la producción proteína animal,  es decir carnes, huevos y leche. Por la sequía la producción no superará las 600 mil toneladas según el analista productivo Luis Alberto Alpire

Por sexto año consecutivo, la producción nacional de maíz no cubrirá la demanda nacional a causa de la prolongada sequía al inicio de la siembra de la campaña de Verano 2023-2024, según en analista agropecuario Luis Alberto Alpire

Este grano es fundamental como insumo para la generación de carne avícola, porcina, bovina, así como para la producción de leche y huevos, productos básicos en la dieta de los bolivianos. “Una vez más, el país enfrentará un déficit en la producción de este cereal, estimándose que entre 400,000 y 500,000 toneladas serán generadas en la próxima temporada, según cálculos de Promasor y la Asociación Departamental de Avicultores. Esta cifra está muy lejos de las 1,200,000 toneladas necesarias para satisfacer la demanda nacional, lo que aumenta la dependencia de la importación, tanto formal como de contrabando, de maíz transgénico de Argentina”, explicó.

FALTA DE HUMEDAD NO PERMITIÓ CUMPLIR METAS

La campaña de maíz de verano se destaca como la más importante, ya que implica la mayor extensión de tierra cultivada y las precipitaciones necesarias para garantizar la humedad esencial que determina los rendimientos adecuados. Sin embargo, ambos supuestos no se han cumplido este año.

Esta difícil situación también se refleja en la disminución de las exportaciones del país en alrededor de $2,800 millones entre 2023 y 2022. Como resultado, se vuelve a enfrentar un déficit comercial de aproximadamente $600 millones después de tres años de superávit anual. Esto agrava aún más la escasez crónica de divisas extranjeras, lo que genera desconfianza tanto en los actores del comercio exterior como en la población boliviana en general.

HAY INCREMENTAR SUPERFICIE CULTIVADA DE MAÍZ

En este contexto, es imperativo producir más y mejor, no solo para abastecer el mercado interno, sino también para generar excedentes exportables y así evitar la importación o la dependencia de terceros en la provisión de alimentos esenciales. Es crucial recurrir a la biotecnología, como el evento apilado RR + BT de maíz genéticamente modificado, que es tolerante a herbicidas y al gusano cogollero, explicó Alpire.

Incluso se cuenta con un estudio realizado por José Luis Llanos, Decano actual de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Gabriel Rene Moreno, que compara los rendimientos de esta tecnología probada y aplicada en varios países con la semilla de maíz convencional utilizada en Bolivia. Los resultados muestran que en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se logran rendimientos promedio de 5 toneladas por hectárea, en contraste con las 2.5 toneladas en nuestro país.

Source Marcelo Huanca Dorado