El impacto del alcohol en el cerebro del adolescente

CONSECUENCIAS . El consumo de alcohol no solo daña el hígado, sino también deja daños en el cerebro.

Si solo prestáramos atención a la publicidad, parecería que el alcohol, sea vino, licor, coctel o una cerveza, es simplemente una forma de reunir a la gente, hacer amigos, sacarnos una sonrisa. “Beba responsablemente”, dicen los avisos, dejando esa carga en el consumidor.

Sin embargo, el alcohol sí tiene mucho peso en las diferentes etapas de la vida, expresa la doctora Claire McCarthy, pediatra del Hospital de Niños de Boston y profesora de pediatría de la Escuela de Medicina de Harvard.

“El alcohol no solo nos emborracha o nos nubla el juicio o lastima el hígado, sino que tiene muchos otros efectos en el cuerpo, incluyendo el cerebro”, dice McCarthy, quien cita un reciente editorial de The BMJ (British Medical Journal), en el que se identifican tres momentos de la vida cuando el cerebro pasa por grandes cambios y es muy vulnerable a los efectos del alcohol.

Cuando las embarazadas consumen alcohol pueden dañar el cerebro en desarrollo del feto, conduciendo a problemas físicos, discapacidades cognitivas y problemas de conducta. Aquí, los investigadores Louise Mewton Briana Lees y Rahul Tony Rao hacen énfasis en que la exposición prenatal al consumo leve de bebidas alcohólicas ya es un problema.

Cuando las personas mayores de 65 años beben alcohol, así sea de forma leve o moderada, se acelera el normal proceso de envejecimiento de la función cerebral.

El tercer periodo es la adolescencia (15-19 años, según el documento de BMJ). Durante los años de transición entre la niñez y la adultez, el cerebro sigue cambiando en formas cruciales; de ellas depende una transición exitosa hacia un adulto funcional y autónomo.

La práctica de beber en grandes cantidades de golpe, hasta embriagarse, o de hacer del alcohol una bebida regular puede causar daños para el resto de la vida.

RECOMENDACIONES

Hable con sus hijos sobre todos los efectos a través del tiempo del alcohol. Investigue y dé datos.

Tenga reglas estrictas sobre el uso de alcohol y las consecuencias de romperlas. Es normal que los adolescentes quieran experimentar, pero no consienta las fiestas con alcohol ni conducir en ebriedad.

Conozca a las familias de los amigos de sus hijos y trate de formar una comunidad responsable por la seguridad de todos.

Dé un buen ejemplo. Beba usted responsablemente, más allá de lo que muestre la publicidad.

- Advertisement -

También podría gustarte