ATAQUE. El estado de destrucción en el que quedó el edificio atacado por los ucranianos.

El Kremlin culpa de sus fracasos al uso de celulares en la tropa

FRACASOS. La noche de Año Nuevo murieron entre 89 y 400 nuevos reclutas rusos en un solo ataque ucraniano. Los generales dijeron que fue culpa de las víctimas porque usaron sus teléfonos y de esa manera los detectaron.

ATAQUE. El estado de destrucción en el que quedó el edificio atacado por los ucranianos.

Vamos a la guerra. Si las cosas salen mal, no te preocupes. Siempre se puede culpar a los soldados que usaron el celular para saludar a sus familias el Fin de Año. Esa parece ser la lógica del Kremlin. Por lo menos es la que utilizaron para justificar la muerte de entre 89 y 400 nuevos reclutas en la madrugada de la noche vieja y el Año Nuevo en un solo ataque ucraniano y en el que se utilizaron uno o dos misiles.

Rusia logró la mayor parte de sus avances en el primer mes de la invasión, cuando se apoderó de Kherson, rodeó Mariupol y estuvo a las puertas de Kyiv y Kharkiv. Desde entonces viene perdiendo todos los terrenos ganados. En la noche vieja murieron más soldados rusos en un solo ataque que en ninguna otra batalla. Un misil ucraniano alcanzó el cuartel de nuevos reclutas que los generales habían organizado en un edificio cercano al frente, en la línea de alcance de la artillería enemiga y levantado sobre un arsenal.

Cuando Vladimir Putin pidió explicaciones, los generales le echaron la culpa a los soldados que usaron sus celulares para hablar con la familia, aduciendo que eso les dio a los ucranianos las coordenadas para el ataque. La explicación la expuso un oscuro general sin mayor poder en una aparición televisiva a la una de la mañana del lunes en Moscú.

Los comandantes escondieron sus cabezas y dejaron que se culpara a los soldados novatos por un nuevo error estratégico. Si la moral de las tropas rusas era baja, con este episodio va a llegar a niveles nunca antes registrados. Hasta esos niveles también parece haber llegado la inoperancia del ejército ruso en general y el comportamiento de sus máximos comandos.

El lunes, el ministerio de Defensa de Rusia hizo un anuncio extremadamente inusual, reconociendo que 63 soldados rusos habían muerto en un ataque en Makiivka, una pequeña ciudad en la región oriental ucraniana de Donetsk, que está bajo el control de los separatistas prorrusos desde 2014.

El comunicado hizo hincapié en que las víctimas era “personal movilizado, no soldados profesionales”. El teniente general Sergei Sevryukov especificó que se había atacado una base temporal a las 12.01 hora del 1 de enero de Makiivka, utilizando un sistema de cohetes Himars suministrado por Estados Unidos.

- Advertisement -

Fuente Infobae
También podría gustarte