Envía a la cárcel a los policías vinculados con hurto millonario

CASO. El juez cautelar determinó detención preventiva por 130 días para los tres policías de tránsito implicados en el decomiso irregular de un millón de dólares de un vehículo durante un control rutinario el pasado fin de semana. Al momento sólo aparecieron 843.500 dólares.

En audiencia de medidas cautelares el juez Juan José Quiroz determinó detención preventiva por 130 días en el penal de Palmasola para los tres policías de la Unidad de Tránsito que sustrajeron un millón de dólares durante un control rutinario el pasado viernes 12 de enero en la zona de la Avenida Cristo Redentor.

Los policías están acusados por el delito de concusión. Se trata de los efectivos José Ch. C., Ramiro C. F. y Ángel G., quienes al margen del proceso penal que se les sigue serán dados de baja de la institución policial.

En tanto, los tres abogados aprehendidos tras reclamar información del porqué el decomiso del dinero, quedaron con libertad irrestrictas, ya que la Fiscalía no presentó imputación en su contra.

Además, se ordenó la incautación de 843.500 dólares americanos que fueron devueltos por uno de los policías tras las investigaciones del caso.

El hecho inició cuando los policías de la Unidad de Tránsito interceptaron una vagoneta blanca marca Lexus que intentó eludir un control rutinario. En el interior del vehículo estaban dos jóvenes con el dinero. Los uniformados decomisaron el dinero, pero no dieron parte a sus superiores.

Un día después, el 13 de enero, se apersonó el abogado Omar Gutiérrez pidiendo que se identifique a los tres policías que realizaron el operativo y se llevaron el dinero.

Las investigaciones, uno de los uniformados entregó parte del dinero, que fue contado en presencia de todas las partes involucradas, pero no alcanzó al millón de dólares reclamado por los abogados que denunciaron el irregular decomiso, sólo había 843.500 dólares.

La defensa del sargento José Choque, uno de los policías implicados, aseguraron que su defendido solo fue de apoyo al lugar y que luego de la retención del vehículo fue ordenado continuar con su trabajo de control, desconociendo la existencia del dinero en el motorizado.