Escasez de dólares es producto de la balanza comercial negativa

DÓLARES.- Las exportaciones el 2023  bajaron 12 veces más que las importaciones, consumando un desbalance comercial real de más de 500 millones de dólares. La falta de esos dólares afecta la importación equipos, insumos y bienes de capital imprescindible para aparato productivo del país

El economista y diputado José Luis Pórcel declaró que los importadores bolivianos están «acorralados» por la escasez de dólares, lo que está teniendo graves consecuencias en la economía nacional, especialmente en la adquisición de insumos y materias primas. Señaló que las comisiones que cobra el sistema financiero para enviar dólares al exterior, especialmente para la compra de insumos, están por encima del 20%. Pórcel indicó que esta escasez de dólares es resultado del déficit comercial del 2023, que superó los 600 millones de dólares.

Asimismo, criticó la gestión del gobierno en este aspecto, señalando que se centra más en hacer publicidad de una presunta bonanza económica que no existe en lugar de abordar las limitaciones económicas reales del país. Las altas comisiones bancarias que pagan los importadores, al final del día, se transfieren a los consumidores finales, lo que genera una pérdida en el valor adquisitivo de los salarios e ingresos de las familias bolivianas.

Por otro lado, Pórcel hizo hincapié en la necesidad de que el gobierno adopte medidas legislativas para abordar estas dificultades económicas a corto, mediano y largo plazo. Sugirió que el gobierno debería concentrarse en fomentar las exportaciones y buscar soluciones estructurales para mejorar la situación económica del país.

BOLIVIA PRECISA DÓLARES, CIENTOS DE MILLONES DE DÓLARES

En otro análisis, el economista Gary Antonio Rodríguez destaca que las exportaciones hasta noviembre de 2023 sumaron 10.035 millones de dólares, mostrando una disminución de 2.590 millones de dólares en comparación con el mismo período de 2022. Esto implica que una cantidad considerable de dólares no ingresó a la economía como nueva provisión de divisas para el sector público o privado. Las exportaciones disminuyeron 12 veces más que las importaciones, generando un desbalance comercial real de más de 500 millones de dólares, siendo el primer déficit después de tres años de superávits.

El aumento en el costo de las transferencias bancarias de dólares al exterior para pagar a los proveedores ha superado ampliamente el 20%, lo que inevitablemente se repasará tanto al productor como al consumidor nacional en forma de costos adicionales. Esto subraya la dependencia del país en las importaciones de equipos de transporte y bienes de capital para el funcionamiento del aparato productivo nacional.

Source Marcelo Huanca Dorado