Fuertes lluvias afectan tres localidades y 15 barrios en Pando

AGUA. El desastre dejó un total de 2.300 personas afectadas y damnificadas, incluyendo tanto áreas rurales como urbanas. La magnitud de la tragedia se ve reflejada en el número de personas que han debido ser alojadas en albergues temporales.

El departamento de Pando es uno de los más afectados por las lluvias, que dejaron a su paso un rastro de destrucción y desplazamiento. Al momento, son varias las comunidades y barrios que requieren una respuesta inmediata por parte de las autoridades y la comunidad en general.

Con base en un reporte de la Alcaldía Municipal de Cobija los barrios afectados en la capital de Pando son Junín, Mapajo, Villa Montes, Puerto Alto, Cataratas, Frontera, Petrolero, Evo Morales, Bahía, Las Cruz, 1ro. de Mayo, San Felipe, Santa Cecilia, Tahuamanu. Suman en total 15 barrios afectados.

Además, tres comunidades fueron afectadas: Bajo Acre, Bajo Virtudes y Belmonte; todas ellas, por el desborde del río Acre, cuyo caudal ya superó los 12,50 metros.

Según la Alcaldía de Cobija, el desastre ha dejado un total de 2.300 personas afectadas y damnificadas, incluyendo tanto áreas rurales como urbanas. La magnitud de la tragedia se ve reflejada en el número de personas que han debido ser alojadas en albergues temporales.

Al momento existen 630 personas en albergues y 170 familias. Existen también 30 familias afectadas en el área rural del departamento situado al norte del país.

La situación exige una respuesta inmediata y coordinada de las autoridades locales, organizaciones de ayuda humanitaria y la comunidad en general. Es momento de unir esfuerzos para brindar apoyo y asistencia a quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad debido a esta emergencia.

La solidaridad y el apoyo mutuo serán fundamentales para superar este desafío y comenzar el proceso de reconstrucción. Seguiremos informando sobre la evolución de la situación y las acciones de respuesta implementadas.

15 MIL FAMILIAS AFECTADAS

INUNDACIÓN. Vista aérea de la magnitud de las afectaciones.

Las intensas lluvias dejaron a 15.840 familias afectadas a nivel nacional y 40 personas perdieron la vida, según informó el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes.

Según la autoridad, se tiene a 227 comunidades afectadas por las precipitaciones. El departamento de La Paz es el más afectado a nivel nacional.

“En el territorio nacional tenemos a 227 comunidades afectadas, 9.924 familias afectadas, 5.916 damnificadas, en total son 15.840”, informó este martes el titular de esa cartera de Estado, Juan Carlos Calvimontes, en contacto con Bolivia Tv.

Asimismo, el titular de Defensa Civil, reveló que, de los nueves departamentos, La Paz sería el más afectado, seguido por Potosí y Cochabamba. Entre las ciudades capitales que sufrieron más daños estaría Nuestra Señora de La Paz, seguida de Cercado, en Cochabamba.

Ante esta situación, Calvimontes exhortó los gobiernos regionales activar los mecanismos para que el Gobierno nacional pueda intervenir en una posterior reconstrucción en casos de desastres.

“Si no activamos nuestros mecanismos que rigen para este tipo de eventos, estamos perjudicando a la población que, en este momento está sufriendo las consecuencias, pero también impide que el nivel central pueda activar sus mecanismos de apoyo”, advirtió.

Las intensas lluvias provocaron riadas, inundaciones, deslizamientos, mazamorras y otros desastres que afectaron a 418 viviendas y destruyeron completamente a 786 casas; asimismo, estos eventos adversos dejaron 40 víctimas fatales, cifra que “podría incrementar por los recientes cuerpos rescatados”.

Recordó que el apoyo inmediato que ahora se entrega es gracias a mecanismos alternos y complementarios a la Ley 602 de Gestión de Riesgos y Decreto Reglamentario, que creó el Gobierno para atender de manera inmediata a la población.

La creación del Comando Conjunto de Respuesta a Eventos Adversos, que socorre a las familias sin la necesidad de un trámite burocrático, además del aporte que dieron las instituciones estatales con herramientas, vituallas y alimentos no perecederos, son parte de estos mecanismos complementarios.