Gobierno admite que inflación argentina se puede ‘contagiar’

CONTAGIO.-  El Gobierno argumentó que las altas y bajas en los precios de algunos productos se debe a causas referentes con el clima, problemas sanitarios y fenómenos sociales, pero no la inflación

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro,  se refirió en la víspera  a la variación de precios de algunos productos que fueron reportados durante la gestión 2023 y argumentó que dichos cambios se deben a varios factores como el clima, la especulación y otros.

“Existe una variación de precios estacional”, dijo Montenegro, indicando que los precios de productos como el pollo, el huevo, la papa, el tomate y la cebolla, esenciales en la canasta familiar, han tenido “altas y bajas”, pero siempre terminaron estabilizándose y dentro de los parámetros normales.

Puso de ejemplo algunos productos como la papa, la cebolla, el huevo, entre otros, para explicar que las alzas también tuvieron bajadas y que en la mayoría de casos estuvo relacionada a un factor climático o externo al de la economía propiamente.

“En el precio del pollo, por ejemplo, estacionalmente en diciembre del 2022 aumentó, luego bajó por el tema de la gripe aviar para luego volver a aumentar y luego descender hasta llegar a costar 16 bolivianos el kilo. Va en precios, pero retorna a niveles que se pueden considerar normales”, dijo

LA INFLACIÓN PUEDE CONTAGIARSE EN LA REGIÓN

Montenegro, ante la versión de varios analistas que dicen que la inflación es contagiosa, indicó que si los  índices  de inflación en Argentina es superior al que se maneja en territorio nacional, puede tener efectos. Precisamente ante esta posibilidad el Gobierno tiene planeadas medidas para la estabilizar los precios.

La autoridad señaló que hay economía que tienen tasas de inflación en distinto porcentaje, pero los casos de cuidado son Argentina y Venezuela.  Bolivia está rodeada de países que tienen tasas de inflación más elevada que la nuestra, es una fuente de posible contagio”, añadió Montenegro.