Gobierno dice que Bolivia tiene una “inflación importada”

PRECIOS. El ministro de Economía afirmó que Bolivia “no es una isla” para quedar al margen de las afectaciones ocasionadas por la suba de precios de productos en el mercado internacional. Arce reconoció ayer que hay “dificultades” para acceder al dólar.

El ministro de Economía Marcelo Montenegro, aseguró ayer que la suba de los rpecios en el mercado internacional impacta a la actual situación económica que atraviesa el país y que Bolivia “no es una isla” que se mantenga al margen.

“Bolivia no es una isla, tiene los efectos y los coletazos de lo que puede estar ocurriendo a nivel internacional, efectos que se van traspasando a la economía nacional en términos de precios”, explicó Montenegro, en conferencia de prensa.

Explicó que este aspecto, que nunca es considerado por analistas y detractores del Gobierno, es combatido en el país mediante la subvención, que ayuda a controlar el aumento del costo de determinados productos.

“No todo el problema es de la economía boliviana, por qué no hablan de lo que pasa en el mundo”, cuestionó el ministro.

Manifestó que la proyección de la inflación mundial para este año es de 5,3%, que, si bien no es del 9% como anteriormente, sigue siendo elevada, los precios ya no suben en el orden del 9% pero sí lo hacen en el margen del 5%.

Por ejemplo, indicó que el precio de un contenedor de 40 pies a diciembre de 2023 era de 1.500 dólares, a mediados de enero estuvo en 3.964, luego bajó a 2.725 y en la actualidad está en 4.072 dólares.

En términos de productos concretos, el arroz está con un mayor precio en Argentina: Bs 16,8 por kilogramo, en Brasil Bs 11,3, en Uruguay Bs 11,1, en cambio en Bolivia está Bs 10,6.

Mientras el tomate, si bien en Bolivia ha tenido un incremento, llegando a Bs 7,3 por dos libras, en Uruguay está en Bs 22,8; en Argentina, Bs 17,6; en Chile, Bs 12,2; en Brasil, Bs 11,2, en tanto que en Colombia a Bs 6,4.

“En los precios del desodorante o antitranspirante, mostramos que también en la región hay incrementos fuertes. Ecuador, Argentina y Bolivia han tenido un aumento hasta marzo y luego se ha moderado, mientras otros países muestran tendencias crecientes en el precio, aún así Bolivia está con un valor de 22,8, cuando otras economías para este tipo de producto muestran un nivel elevado”, graficó el ministro.

Similar hecho sucede con el detergente que se importa, y “obviamente esta dinámica de aumento de precios, obviamente, se va traspasando” al país, explicó. Montenegro aseguró que esta “inflación importada” es resultado de estos “fenómenos, un producto que aumenta su precio afuera y es internado a la economía”.

Frente a ello, afirmó que “hay un esquema para proteger el bolsillo” de la población con medidas como las subvenciones a los hidrocarburos y alimentos, pero también a través de Empresa de Apoyo a Producción de Alimentos (Emapa), que tiene acumulada una importante cantidad de arroz, maíz y sorgo.