Goni y víctimas de octubre de 2003 llegan a una conciliación

El expresidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada y las víctimas de Octubre de 2003 que le iniciaron un proceso civil en Estados Unidos, llegaron a una conciliación después de una década de litigio.

La información se conoció a través de una “declaración conjunta” que señala que: “Después de una década y media de litigio, los Demandantes y los Demandados concuerdan en que es momento de resolver su disputa legal”, se lee en el breve aviso enviado de la parte del exmandatario a un grupo de whatsapp.

Ambas partes acordaron «una conciliación que proporciona una compensación para las familias de los Demandantes y exoneraciones legales que prohíben cualquier acción adicional de cualquier tipo por parte de los Demandantes contra los Demandados en relación con los eventos que ocurrieron en Bolivia en septiembre y octubre de 2003”.

En abril de 2018, un jurado civil de Estados Unidos declaró al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y su ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, responsables de las ejecuciones extrajudiciales en 2003 durante la denominada “Masacre de octubre”. Además, determinó una indemnización de $us 10 millones.

El Centro por los Derechos Constitucionales (CCR, por sus siglas en inglés), que impulsó el juicio informó en 2021 que un juez federal ratificó el veredicto dictado por dicho jurado para que los dos procesados indemnicen con ese monto de dinero a las víctimas.

Sin embargo, poco tiempo después un tribunal de primera instancia anuló la sentencia del jurado. Determinó que al no existir suficiente evidencia los acusados no eran responsables, no obstante, el tribunal de apelaciones anuló ese fallo.

Las víctimas estaban a la espera de que la Corte de Apelación de Estados Unidos ratifique el veredicto del jurado y obligue a Sánchez de Lozada a pagar la indemnización de las víctimas de 2003.

Un grupo de víctimas acudió a Estados Unidos mediante un proceso civil, toda vez que la demanda en el país y la extradición de Sánchez de Lozada no daba señales de avanzar.

“La decisión de conciliar no significa que los Demandados admitan responsabilidad por los eventos en cuestión. Las Partes han acordado no divulgar ningún término de su acuerdo de conciliación”, finaliza el mencionado comunicado.