Habrá asamblea de la benianidad por pedido de puente binacional

Ante la falta de respuesta por parte del Gobierno, el Comité Cívico del Beni convocó a la Asamblea de la benianidad que se llevará a cabo el miércoles 4 de octubre, en las oficinas de la entidad cívica, donde definirán las acciones que asumirán exigiendo la construcción del puente binacional Guayaramerín – Guajará Mirin, entre Bolivia y Brasil.

“Nosotros hemos convocado a una Asamblea de la benianidad para el día miércoles y que ahí coordinemos las acciones que vamos a tomar, me han confirmado el Comité Cívico de Guayaramerín. Estamos convocando a todas las autoridades electas, instituciones de las provincias”, informó el presidente cívico del Beni, Hugo Aponte, a la ANF.

Desde la semana pasada se desarrollan medidas de presión en esa región, el municipio de Guayaramerín cumplió con un paro de 24 horas exigiendo al Gobierno nacional levantar las observaciones al proyecto de construcción del puente binacional, que será financiado en su totalidad por Brasil.

De acuerdo a la convocatoria, el encuentro se realizará en las instalaciones de la entidad cívica a partir de las 15:00, Aponte reiteró que fueron convocados los legisladores nacionales, asambleístas departamentales y autoridades locales, además de las diferentes instituciones y sectores sociales para coordinar una sola medida de presión.

Entre tanto, las movilizaciones en Guayaramerín se radicalizarán desde el lunes 3 de octubre, el presidente cívico de esa región, Felipe Oni, dijo que se tomarán las instituciones públicas desde las 10:00, además que a partir del martes se llevará a cabo un paro de 48 horas.

“El lunes empezamos con las nuevas movilizaciones, la gente tiene para abastecerse durante este fin de semana, El lunes a partir de las 10:00 tomaremos instituciones y seguiremos con nuestra propuesta, firmes. Toda esta semana tiene el gobierno para responder sobre la construcción del puente”, explicó.

Oni dijo que las medidas de presión serán de forma escalonada hasta tener una respuesta por parte del Gobierno, no descartó con definir otras formas de protestas, incluso hablan de declarar persona no grata a las autoridades del Ejecutivo.

La observación que hizo el Gobierno boliviano fue la altura del puente, que, supuestamente, perjudica en la navegación, pidiendo un ajuste de 16 a 19,5 metros en el diseño vertical y de 100 a 120 metros en el trazo horizontal. El costo del puente es de $us 70 millones, obra que será financiada por el vecino país.

SIN RESPUESTA

Por otra parte, Aponte lamentó que hasta el momento las autoridades no hayan convocado a una nueva reunión con los sectores movilizados para explicar el acuerdo que se arribó con el gobierno Brasil.

“En la reunión que ellos sostuvieron con las autoridades de Brasil no han tenido la capacidad de demostrar de forma técnica su observación, después de eso no hubo el encuentro que se había comprometido con nosotros para que nos expliquen el acuerdo. Están esperando la respuesta de Brasil y nosotros no confiamos en las acciones del gobierno, esperemos que haya algo la próxima semana”, indicó.

El jueves, los presidentes de Bolivia, Luis Arce, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en conversación telefónica, acordaron la construcción del puente y la realización de la licitación de la obra con las modificaciones que el país observó.

El viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, dijo que la licitación implicará que se tenga como base la ingeniería básica presentada por Brasil y la empresa que se adjudique el proyecto deberá incorporar las observaciones de Bolivia, proceso que demoraría entre cuatro y seis meses. Una vez se hagan los ajustes, se espera el inicio de la ejecución de la obra.