Iglesia cuestiona la pelea entre los diputados y pide respeto

MENSAJE. El arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue cuestionó las peleas suscitadas entre diputados la semana pasada. Criticó la falta de disposición para escucharse mutuamente. También instó a la solidaridad con familias damnificadas por las inundaciones.

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue, expresó su consternación por los altercados ocurridos en la Cámara de Diputados la semana pasada, donde los legisladores protagonizaron violentos enfrentamientos físicos y verbales durante el debate sobre leyes económicas.

En su homilía dominical, lamentó que la noticia principal no sea el respeto y la disposición para escucharse mutuamente, sino los disturbios en el Parlamento. 

“Qué triste. El centro de nuestro país está así y a lo mejor nosotros podemos decir: si ellos están así, qué se espera de nosotros”, manifestó. El prelado exhortó a los bolivianos a no imitar lo que los padres de la patria hacen, sino a demostrar que se pueden hacer las cosas diferente a los diputados.

Subrayó la importancia de observar los Diez Mandamientos, especialmente el respeto hacia los demás y el quinto mandamiento de “no matarás”, entendido no en el hecho de quitar la vida al otro, sino en la persecución política hacia ciertas personas.

Destacó que un perseguido político sufre una especie de muerte en vida, ya que se ve impedido de vivir feliz en su propio país a causa de las ambiciones personales y políticas.

Asimismo, Leigue enfatizó que los Diez Mandamientos no son meras palabras, sino imperativos que todos deberían seguir para construir una sociedad más justa y armoniosa, así como una relación más cercana con Dios.

Además, hizo un llamado a la solidaridad, especialmente en momentos de desastres naturales como las inundaciones, instando a las personas a ayudar a los afectados y compartir lo que tienen.

“Si está en su capacidad, sean solidarios con aquellos que están sufriendo. Eso es lo que el Señor espera de nosotros, que los Diez Mandamientos se reflejen en el amor al prójimo”, concluyó monseñor Leigue en su mensaje final.

Source El Mundo/Erbol