Iglesia llama a seguir las normas, empezando por las autoridades

MENSAJE. El arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue instó a los bolivianos a vivir siguiendo los mandamientos como la Constitución Política del Estado (CPE). Sin embargo, recordó que el cumplimiento de las normas debe empezar por las autoridades.

El arzobispo de Santa Cruz, monseñor René Leigue, hizo un llamado a los bolivianos a promover la unidad, el amor y el respeto al prójimo, especialmente en el contexto actual de tensiones y desconfianza generalizada.

Además, indicó que los mandamientos de Dios deben guiar la vida para una buena convivencia, así como la Constitución Política del Estado (CPE). Sin embargo, cuestionó que las personas que piden que se cumpla con la CPE no siempre son obedientes a la misma, lo que genera que no se haga caso a las normas.

“Cuántas veces no escuchamos decir: cumplan con la Constitución, pero, ¿quiénes la cumplen? ¿Será que los que exigen que la cumplamos, lo hacen? Entonces, no hay eso de cumplir. Eso es lo que nos muestra el Señor, él no habla así no más, sino que él lo vive primero y después exige. Eso debería ser así en todas partes, empezando por las autoridades hasta nuestras familias”, dijo a tiempo de enfatizar que Jesús predicaba con el ejemplo.

Por otra parte, el prelado observó que a menudo es más fácil notar los defectos que las virtudes de las personas, lo cual, según él, se debe a la falta de cumplimiento del mandamiento de amar al prójimo.

Además, señaló que, si una persona no actúa conforme a sus propias palabras, no puede esperar que los demás lo hagan, incluyendo dentro del ámbito familiar.

En relación a los padres y sus hijos, mencionó que muchos padres se quejan de la falta de obediencia de sus hijos, lo cual podría reflejar una inconsistencia en el comportamiento de los propios padres.

“Siento que los papás se sienten amarrados, a veces con una cinta en la boca que no puede decir nada, porque todo lo que diga por reprender a su hijo es agresión psicológica si es de palabra y mucho más si hay agresión física. Sin embargo, creo que hay otra manera de educar a los hijos: sentándose y escucharlos; y lo que uno dice, cumpla”, manifestó.

Concluyó que la mejor manera de enseñar y corregir es dando el ejemplo a través de los propios actos y viviendo los mandamientos, tanto en el ámbito familiar como entre amigos, para fomentar relaciones sinceras y verdaderas.

Source El Mundo/Erbol