Indica que el Estado de Derecho todavía no se restablece en el país

OBSERVACIÓN. Alejandro Colanzi, asegura que los hechos de violencia, asesinatos y ajustes de cuentas no desparecerán mientras en Bolivia persista el narcotráfico, trata y tráfico de personas, el contrabando. Indica que se trabaja por intereses particulares.

Alejandro Colanzi, presidente de la Academia Boliviana de Ciencias Criminológicas,  denunció que en Bolivia existen por lo menos tres republiquetas e identificó una en el altiplano que maneja el gran contrabando combinado con tráfico de drogas y trata de personas. La otra está en el trópico de Cochabamba, vinculada a la producción de droga y toda su cadena productiva, mientras que la tercera es la que conforman los avasalladores que “corren a tiros a propietarios, policías, fiscales y periodistas”.

CRIMINÓLOGO. Alejandro Colanzi pide tomar conciencia ciudadana.

En ninguno de los casos el Estado reconoce y admite esta realidad y actúa bajo la lógica del “no veo, no escucho, no hablo” y en consecuencia no hace nada para restablecer el Estado de Derecho. Sólo actúa cuando sus intereses particulares se ven afectados.

“En ese menjunje de hechos es imposible que funcione una reforma de la justicia o cualquier esfuerzo para restablecer la república”, añade. Considera que lo que se debe hacer es generar conciencia en la ciudadanía para que no elija a los mismos que permiten que funcionen estas republiquetas y conviven con el delito y la corrupción.

CAMPEONES

Alejandro Colanzi señaló que no solo están los asesinatos y ajustes de cuentas, sino otras formas de violencia. Bolivia es subcampeón mundial en la mortalidad infantil por el pésimo estado del sistema de salud, también tenemos las cifras más altas de muertes en accidentes de tránsito de América Latina por falta de políticas públicas y las cifras de violencia intrafamiliar son de las más altas de la región.

Bolivia vive, al igual que otros países latinoamericanos, una profunda intolerancia y politización extrema, no funcionan los mecanismos  seguridad para frenar el narcotráfico, el contrabando y los otros delitos que generan inseguridad y convulsión, ahondando y reproduciendo  un “estado fallido” donde no hay garantías constitucionales y es  “sálvese quien pueda”. 

MUNDO CONVULSIONADO

El criminólogo cree que el  mundo está  sumergido en profunda intolerancia generando un debilitamiento de la institucionalidad y  en América Latina no están al margen de esta realidad.

“La situación se agrava más en Bolivia porque nunca tuvimos una institucionalidad fuerte para garantizar el Estado de Derecho”, señaló.

Colanzi asegura que en este momento en el mundo hay 70 conflictos bélicos y del único que se habla es de la guerra Rusia-Ucrania. Esto significa venta de armas y todo el negocio de la guerra que es una desgracia para la humanidad porque las consecuencias las sufrimos todos.

MUERTES DE SAN MATÍAS SON PRODUCTO DEL NARCOTRÁFICO, SEGÚN EXFISCAL

El exfiscal antinarcóticos, Jodael Bravo, indicó que los últimos crímenes de San Matías son obra del narcotráfico por la forma en cómo fueron ejecutados.  “Cuatro personas acribilladas  es el modus operandi de los sicarios del narcotráfico. No se ajusta a otra motivaciones que se maneja como hipótesis”, expresó.

Bravo indicó que se está demostrado que el Estado boliviano no tiene la capacidad, no hay la voluntad para frenar este tipo de hechos y en su criterio, estamos en camino de convertirnos en un país violento como ocurre con Ecuador, Colombia o México.

“Mientras no tengamos una justicia fuerte e independiente y una Policía limpia de corrupción, sumado a la falta de voluntad política para actuar, los hechos de violencia se seguirán suscitando”, añadió.

El exfiscal dijo que ojalá no tenga que suceder un hecho como el asesinato del profesor Noel Kempff Mercado para que la sociedad en su conjunto recién tome conciencia de lo nefasto que es el narcotráfico que en algunos círculos es tolerado porque trae dinero a la economía.

Fuente Marcelo Huanca Dorado
También podría gustarte