Ingresos de empresas cayeron en -2% y utilidades en -74%

ANALISTA. Hugo Siles, asesor técnico de la Cámara Nacional de Industrias

La pandemia del nuevo coronavirus tuvo un impacto negativo en las empresas del país en la gestión 2020 con -2,27% en sus ingresos y -74,9% en sus utilidades, de acuerdo a un estudio realizado a ochos sectores de la economía del país por la Cámara Nacional de Industrias (CNI).

El estudio utilizó como muestra a 65 de las empresas más grandes de Bolivia que representan aproximadamente el 30% de las recaudaciones tributarias, por lo que “se trata de una muestra muy significativa y sólida para ver cómo se han comportado las empresas en este contexto”, explicó Hugo Siles, asesor técnico de la CNI.

En Bolivia, dijo Siles, un número reducido de empresas significan un gran nivel de aporte en las recaudaciones tributarias, de hecho, “400 empresas en Bolivia representan el 80% de las recaudaciones tributarias y el padrón de impuestos supera las 400 mil empresas”.

El estudio está delimitado temporalmente en los Balances y Estados de Resultados al 31 de diciembre de 2019 y 2020, y tiene como fuente los Balances y Estados de Resultados registrados en la Bolsa Boliviana de Valores y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).

Las variables estudiadas desde el punto de vista económico son ventas, utilidades, activo, pasivo, patrimonio, ratios de crecimiento, rentabilidad ROA y ROE, solvencia y productividad.

“La economía boliviana en la gestión 2020 ha tenido un descenso de -2,27% en ingresos y un -74,9% en utilidades; la pandemia ha tenido un efecto fundamental en la caída de las utilidades de las empresas, este es un indicador muy fuerte, muy preocupante, que va a permitir tener una reflexión hacia adelante sobre qué es lo que se tiene que hacer como política pública, la recuperación de las empresas por la caída fundamental en sus utilidades”, apuntó Siles en la presentación de la que participó también el presidente de la CNI, Ibo Blazicevic.

RESULTADOS POR SECTOR

De acuerdo al estudio, el sector Agroindustrial, en la gestión 2020, tuvo un crecimiento en sus ventas en 24,7% y sus utilidades pasaron de indicadores negativos en 2019 a positivos en 2020.

Algunas de las explicaciones para este comportamiento, señaló Siles, es el precio de la soya que tuvo un ascenso, particularmente en el último trimestre de la gestión 2020, y por el hecho de que la agroindustria en la época de la pandemia “se ha convertido en un sector esencial”. Y en contraparte, agregó, los sectores no esenciales como el turismo, hotelería y los servicios fueron los más impactados por la pandemia.

En el sector Industrial, las ventas o ingresos de las empresas tuvieron un descenso del -12,5%, “pero lo más preocupante es el tema de la caída de las utilidades, que han tenido un descenso de -84%”.

Siles dio tres razones para explicar estos indicadores: primero; en la época de la pandemia los primeros 60 días, la industria y el conjunto de la economía experimentó una cuarentena rígida y solo el 20% de la industria trabajó y el 80% tuvo un desempeño productivo cero.

Segundo; posterior a la cuarentena rígida, los niveles de ingreso de la industria a la actividad económica fueron graduales y muy incipientes.

Tercero; a esto se suma la devaluación del tipo de cambio en los países vecinos.

En el sector Servicios, agregó, básicamente este rubro se ha constituido en una actividad no esencial y en este contexto han caído en 13% las ventas.

En el sector Bancario los ingresos financieros han tenido un descenso del 1,5% y sus utilidades han experimentado una caída muy fuerte con -63%. “La actividad de intermediación financiera producto del diferimiento en el pago de las cuotas a capital y el pago de intereses ha generado una caída muy fuerte en el tema de bancos”, explicó.

Mientras que el sector Eléctrico, que se constituye en una variable próxima a la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), debido a que si la economía demanda menos electricidad es porque la tasa de crecimiento del producto también está demandando menor actividad económica, la caída de las ventas fue del -9,13% y -12% en las utilidades.

“Esto es un indicador preocupante, puesto que el sector eléctrico tiene gastos fundamentalmente de activos fijo muy grandes, y si no existe un crecimiento en ventas les genera reducción de utilidades”, apuntó.

- Advertisement -

También podría gustarte