“Interculturales y campesinos cómplices del tráfico de tierras”

“El tráfico de tierras tiene unos tamaños que todavía no nos imaginamos; el caso Characayo no es nada nuevo, pero algo tenemos que hacer”, afirmó el director de la Fundación Tierra, Gonzalo Colque al manifestar que dirigentes Interculturales y campesinos son cómplices de funcionarios públicos para el tráfico de tierras fiscales.

Citó los casos de Bolibras en 1992 cuando se repartieron 96 mil hectáreas a ciudadanos bolivianos, argentinos y brasileños en la provincia Chiquitos en el departamento de Santa Cruz; el caso Branko Marinkovic que ha titularizado tierras fiscales en la Laguna Corazón, las 1.400 autorizaciones de asentamientos otorgados a diferentes comunidades entre 2012 y 2019, así como el loteamiento de la reserva forestal de Guarayos. Dijo que gran parte del tráfico se da sobre tierras fiscales que son mayormente bosques, áreas protegidas, áreas de conservación y en algunos casos se deben entregarse en calidad de propiedad comunitaria a la gente sin tierra, a campesinos e indígenas que necesitan nuevos asentamientos y en ningún caso, según la ley, se puede adjudicarse, entregar o vender a privados.

También podría gustarte