La banca comunal concentra el 45% del crédito en áreas rurales

La democratización del crédito a través de las Instituciones Financieras de Desarrollo (IFD), alcanzó hasta mayo del presente año a 574.000 clientes en todo el país, de los cuales el 65% son mujeres y el 45% pertenecen a zonas rurales, según información de FINRURAL.

Las IFD son entidades que manejan el modelo de banca comunal, que permite otorgar créditos con tasas de interés accesibles a personas con bajos ingresos, explica Néstor Castro, gerente general de FINRURAL.

FINRURAL aglutina a todas las IFD bolivianas y fue creada en 1993. “Inicialmente agrupaba sólo a ONG Financieras que operaban en zonas rurales, como su nombre lo indica. En 1999 fue refundada y ampliada, abarcando a instituciones micro financieras que operan también en el ámbito urbano”, complementa Castro.

Según el ejecutivo, “En 2003 las asociadas de FINRURAL manifestaron su decisión de ser entidades reguladas, y se adhirieron a un proceso de autorregulación, para poder cumplir con la normativa de la entonces Superintendencia de Bancos y Entidades Financieras, aunque sin estar obligadas a hacerlo”.

“Uno de los aspectos más destacados de la banca comunal es su enfoque en la inclusión financiera y el empoderamiento de grupos vulnerables, como las mujeres. Este modelo fomenta la solidaridad y la cooperación. Además, no sólo proporciona acceso al crédito, sino que también promueve el desarrollo de capacidades y la construcción de redes de apoyo dentro de las comunidades” destaca el gerente general de FINRURAL.