TRABAJO . Expertos aconsejan siempre tener un discurso para describirse en una entrevista laboral.

La descripción personal en una entrevista laboral

TRABAJO . Expertos aconsejan siempre tener un discurso para describirse en una entrevista laboral.

Nada más incómodo que una pregunta inesperada (o demasiado abierta) en una entrevista de trabajo.

“Háblame de ti”, es una expresión que algunos entrevistadores pueden utilizar para romper el hielo.

El problema es que no todos los postulantes a un empleo la toman como una oportunidad para destacar lo que consideran más relevante sobre su experiencia laboral y sus habilidades personales.

Para algunos, puede ser una pregunta realmente intimidante cuando no tienen un pequeño guion preparado que les permita convencer al entrevistador de que se ajustan al perfil que la empresa está buscando.

Por eso, aconsejan los expertos, siempre vale la pena tener preparado un breve discurso sobre ti mismo que puede servir para transformar en una oportunidad cualquier pregunta amplia.

“Es difícil responder a esta pregunta porque requiere una gran capacidad para resumir nuestra vida y nuestras carreras en pocas oraciones”, le dice a BBC Mundo Melody Wilding, consultora laboral estadounidense.

LOS 3 PASOS

Según Wilding, es recomendable comenzar dando las gracias por la oportunidad que te han dado con la entrevista y agregar que estás muy interesado en trabajar en ese cargo.

El segundo paso es resumir los puntos más altos de tu carrera profesional.

Por ejemplo, “en los últimos cinco años he estado a cargo del desarrollo de proyectos tecnológicos en empresas como X y X, cuya capitalización de mercado es superior a X”.

Ese tipo de frases dan la entrada para describir los logros estando en aquellas posiciones.

“Mientras estuve en tal empresa, diseñé y llevé a la práctica una estrategia que generó ingresos por una cantidad cercana a X en solo X meses”.

En este ejemplo, lo esencial es dejar claro el resultado de tus acciones y no solo describir tus acciones. Pero además, es importante que los resultados sean cuantificables.

No basta con decir que estuviste a cargo de mejorar un proceso. Lo que debes decir es que tu trabajo fue tan efectivo que permitió conseguir un resultado específico.

Terminada la enumeración de los resultados de tus logros, puedes referirte a tus habilidades desde un punto de vista más integral, explicando qué es lo que has aprendido a hacer en tus años de experiencia.

Normalmente los cargos por sí solos no explican necesariamente la importancia de lo que has logrado, ni tampoco muestran qué desafíos lograste superar.

En este punto es importante buscar cómo distinguirse de los otros candidatos. Al final puedes agregar algo más personal o divertido.

“LO QUE NUNCA DEBES HACER”

“Lo que nunca debes hacer es alargar demasiado la respuesta”, dice Wilding. El gran desafío, explica, es contar todo lo importante en menos de dos minutos. Y si tienes habilidades para resumir, agrega, “lo ideal sería hacerlo todo en un minuto”.

Una de las peores maneras de responder a la pregunta “háblame de ti”, es volver al pasado y hacer un recuento cronológico, como “entré a la universidad en el año X, después me cambié de carrera y mi primer trabajo fue…”.

Una respuesta eterna y en orden cronológico es una receta para salir mal de la situación. “No comiences con el inicio de tu carrera, al contrario, pone el foco en los puntos destacados de lo que has hecho”, señala la consultora.

“LA TÉCNICA DEL PUENTE”

Cuando no sabemos cómo contestar una pregunta, la “técnica del puente” puede resultar muy útil en una entrevista de trabajo. Básicamente, se trata de girar la conversación hacia otro lado de una manera sutil.

Si te preguntan sobre las montañas, y tú en realidad dominas el tema de los océanos, pues la gracia está en buscar la manera más ingeniosa de establecer una conexión entre dos tópicos que parecen desconectados.

Hacer el bridge (que en inglés significa “puente”) es justamente conectar dos temas para finalmente hablar de lo que tú quieres hablar porque es un área donde te manejas bien.

“Me tomó un tiempo averiguarlo hasta que finalmente lo conseguí”, cuenta Wilding. El “háblame de ti”, no es la única pregunta que puede resultar desafiante, agrega, sobre todo cuando es formulada al inicio de la conversación.

Otras preguntas para las cuales también es bueno tener preparada algún tipo de respuesta son, por ejemplo, ¿dónde te ves en cinco años más?, ¿qué te hace único?, ¿por qué debería contratarte?, o ¿cuál es tu mayor debilidad?.

A veces, dice la experta, los entrevistadores no están necesariamente buscando una respuesta correcta.

Más bien están tratando de descubrir cuál es tu manera de enfrentarte a algo desconocido y qué tipo de razonamientos eres capaz de hacer para lidiar con algo nuevo.

- Advertisement -

Fuente El Universo
También podría gustarte