La economía mundial en su peor desempeño de las últimas décadas

ECONOMÍA.- El último informe del Banco Mundial de perspectivas de la economía mundial  proyecta que el crecimiento mundial disminuirá a un 2,4% en 2024. Las economías en desarrollo  crecerán un 3,9%, un punto por debajo del promedio de la década anterior.

Las actuales perspectivas económicas mundiales, según el último informe del Banco Mundial, revelan un preocupante panorama caracterizado por el inminente récord de los cinco años con el menor crecimiento del producto interno bruto de las últimas tres décadas. Aunque la amenaza de una recesión global ha disminuido, nuevas tensiones geopolíticas podrían plantear riesgos a corto plazo. Mientras tanto, las economías en desarrollo enfrentan desafíos adicionales debido a la desaceleración del crecimiento, la lentitud del comercio mundial y condiciones financieras restrictivas.

LA CIFRAS

El informe proyecta que el crecimiento mundial disminuirá a un 2,4% en 2024, casi tres cuartos de punto porcentual por debajo del promedio de la década anterior. Las economías en desarrollo se verán afectadas más significativamente, con un crecimiento proyectado del 3,9%, más de un punto porcentual por debajo del promedio de la década anterior. Además, países de ingreso bajo experimentarán un crecimiento del 5,5%, inferior a las expectativas.

Indermit Gill, economista en jefe del Grupo Banco Mundial, advierte sobre la posibilidad de que la década actual sea recordada como una oportunidad perdida si no se toman medidas significativas. Gill destaca la necesidad urgente de cambiar el rumbo mediante reformas que impulsen la inversión y fortalezcan los marcos de política fiscal.

IMPACTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO

El informe también aborda la urgencia de abordar el cambio climático y otros objetivos de desarrollo para 2030, sugiriendo que los países en desarrollo deben aumentar significativamente la inversión anual en alrededor de USD 2,4 billones. Sin un enfoque integral, las perspectivas para alcanzar ese aumento son sombrías.

Para revertir la desaceleración económica, el informe propone un análisis basado en la experiencia de 35 economías avanzadas y 69 en desarrollo de las últimas siete décadas. Concluye que acelerar el crecimiento de la inversión per cápita al menos al 4% durante seis años o más puede conducir a mejoras significativas, como una convergencia más rápida con las economías avanzadas, una reducción más rápida de la pobreza y un cuadruplicado del crecimiento de la productividad.

Ayhan Kose, economista en jefe adjunto del Banco Mundial, destaca que los auges de inversión tienen el potencial de transformar las economías en desarrollo y acelerar la transición energética. Sin embargo, señala que esto requerirá paquetes de políticas integrales para mejorar los marcos fiscales y monetarios, facilitar el comercio transfronterizo, fortalecer el clima de inversión y mejorar la calidad de las instituciones.