“La fiebre del Oro” en Bolivia es disparada por su cotización

MINERÍA.- La minería aurífera en Bolivia se expandido a casi todo el territorio nacional motivado por altos precios del precioso metal. Esta actividad plantea serios desafíos en materia ambiental y social

La alta cotización del oro en el mercado internacional, que ha persistido por bastante tiempo por encima de los $US 2.100 la onza troy, ha desencadenado una verdadera «fiebre del oro» en Bolivia, según las afirmaciones del investigador del Centro de Documentación e Investigación Bolivia (CEDIB), Jorge Campanini.

Esta situación ha dado lugar a una expansión significativa de las áreas de exploración y explotación en todo el país, generando un notorio aumento en la actividad extractiva que incluso ha ingresado a áreas protegidas y parques en labores de exploración.

Campanini sostiene que la minería aurífera, llevada a cabo principalmente por cooperativas, se ha consolidado como un sector con un peso político considerable. Este fenómeno no solo ha transformado el panorama económico, sino que también ha impuesto sus intereses de manera significativa, afectando diversos aspectos de la sociedad boliviana.

ÁREAS DE EXPLORACIÓN QUE SE HAN AMPLIADO POR TODO EL PAÍS

El ingeniero Jorge Campanini destaca que la fiebre del oro ha extendido sus tentáculos a lo largo y ancho del país, abarcando regiones previamente no consideradas. Este incremento en la actividad minera no solo ha generado beneficios económicos, sino que también ha suscitado preocupaciones respecto a sus impactos ambientales y sociales.

Un factor clave que ha contribuido a la intensificación de esta fiebre del oro es la reciente aprobación de la Ley de Oro durante esta gestión. Esta legislación ha proporcionado un marco legal para la explotación aurífera, regulando aspectos relacionados con la concesión de permisos, derechos y obligaciones de los actores involucrados en esta actividad.

EL PODER ECONÓMICO DE LAS COOPERATIVAS

La consolidación del sector aurífero a través de cooperativas ha creado un escenario donde los intereses políticos ejercen una notable influencia, dando forma a la dirección de la minería en Bolivia. Este hecho plantea desafíos y preguntas sobre la gestión sostenible de los recursos, la equidad en la distribución de beneficios y la protección del medio ambiente en el contexto de la creciente demanda internacional de oro.

La fiebre del oro en Bolivia se presenta como un fenómeno complejo con múltiples facetas, donde las dinámicas económicas, políticas y ambientales convergen en un escenario que exige un análisis detenido y un debate público informado sobre el futuro de la minería aurífera en el país.

Source Marcelo Huanca Dorado