- Advertisement -

La siembra de la campaña de “Verano 2023-2024” es del 40%

PRODUCCIÓN.- Hasta el momento, la campaña agrícola de verano 2023-2024 ha sido irregular debido a las escasas lluvias. En el mejor de los casos, la siembra no ha superado el 40%.

La campaña de verano 2023-2024 hasta el momento ha sido completamente irregular debido a la falta de humedad, provocada por las escasas e irregulares lluvias, así como por problemas en el suministro de diésel durante la última temporada.

Las lluvias caídas la semana pasada fueron muy dispersas; mientras que en la ciudad se registró un promedio de 150 milímetros, en la zona de Cuatro Cañadas, San Julián y toda la zona Este, la precipitación no superó los 10 milímetros.

Los expertos señalan que esta tendencia se mantendrá durante todo el verano debido a la corriente de El Niño, que genera lluvias intensas en cortos periodos y largos periodos de sequía. Este comportamiento climático resulta contraproducente para la producción de alimentos.

SIEMBRAS RETRASADAS

Luis Alberto Alpire, ex secretario de desarrollo productivo de la Gobernación y analista productivo, destaca que el avance de la siembra se encuentra considerablemente retrasado, alcanzando solo entre el 30% y el 40% del total previsto para el verano 2023-2024.

El grano de oro, cultivo estrella de la campaña de verano, tiene una superficie proyectada para la siembra de 1.214.000 hectáreas, de las cuales el 70% debería cultivarse en el este del departamento y el resto en el Norte Integrado.

La falta de humedad en el suelo, principalmente causada por el fenómeno El Niño, caracterizado por altas temperaturas y sequías, es el factor principal. Aunque la campaña de invierno se benefició de los efectos positivos de El Niño, con temperaturas más altas que hicieron que la estación más fría del año no se sintiera como tal y la eliminación de las heladas que solían afectar los cultivos, la situación no es la misma al iniciar el cultivo del grano de oro, crucial para la producción anual, ya que el 80% se destina a la exportación, dejando solo el 20% para el mercado interno.

Tanto los productores del este como del Norte Integrado del departamento enfrentan dificultades, y dado que el límite óptimo para la siembra es fin de año, se estima que entre el 20% y el 30% de la superficie total proyectada de soya no será cultivada. Esto implica que se podría optar por la producción preferente de maíz o sorgo, entre otros cultivos.

Source Marcelo Huanca Dorado