Linchan a ladrón y otro queda hospitalizado en Cochabamba

VIOLENCIA . Un hombre de 33 años murió luego que una turba de vecinos de Tolata le propinó una feroz golpiza. Uno de los tres cómplices del robo a un domicilio está hospitalizado producto de los golpes recibidos. Otros dos ladrones pudieron escapar en un vehículo.

A menos de una semana del linchamiento de tres hombres en Cochabamba, ayer volvieron a matar a golpes a otro presunto ladrón. Una segunda persona, el cómplice, quedó muy mal herido y se encuentra en el hospital.

De acuerdo con las primeras pesquisas del caso, cuatro ladrones ingresaron a robar a las 11:00 a un domicilio del municipio de Tolata, donde redujeron a una mujer y un niño. Cuando el cuarteto se daba a la fuga con un botín de Bs 34.000 y objetos de valor, fueron sorprendidos por vecinos que hicieron justicia por mano propia.

Dos de los ladrones pudieron escapar en un vehículo, mientras que los otros dos fueron torturados a golpes. Una vez que los vecinos lograron sacar su rabia contenida, entregaron a los ladrones a la Policía.

La víctima fatal es Diego C., de 33 años, quien murió en el Hospital Viedma. Alexander Z., de 41 años, está internado con un cuadro clínico muy grave. La familiar del linchado que falleció llegó hasta el hospital para reclamar el cuerpo.

Cabe recordar que la anterior semana en Ivirgarzama tres hombres fueron torturados y quemados vivos por haber secuestrado a una pareja.

Hasta ayer no había pistas de quienes fueron los que participaron del linchamiento de esos tres sujetos porque hay un “pacto de silencio”.

Para el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, la justicia por mano propia es debido a que existe un “hartazgo” de la gente por los malos administradores de justicia.

Debido a tantos robos, el Gobierno ya piensa en endurecer las penas con hasta siete años de cárcel por este tipo de delitos.

En Santa Cruz la gente pide mayor patrullaje policial y no solo esperar que una cámara vigilancia diga quien o quienes perpetraron un atraco u otro tipo de delito.

Source Ronald Pérez