Más de 145.000 civiles desplazados en Colombia por conflictos

INFORME. Por los conflictos armado con la guerrilla en Colombia, más de 145.000 personas fueron desplazados durante la gestión 2023, por ello el Comité Internacional de la Cruz Rojas pidió al gobierno colombiano que las negociaciones de paz incluyan acuerdos especiales para proteger a la población.

Más de 145.000 personas tuvieron que desplazarse individualmente en Colombia durante 2023 por el conflicto armado, según reveló el informe anual del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) divulgado ayer.

Esta cifra que supone un aumento del 18 % con respecto a 2022. “La situación humanitaria no ha mejorado en 2023, en algunos casos los indicadores nacionales han bajado, pero han subido en muchos de los territorios regionales del país”, aseguró en rueda de prensa el jefe de la delegación del CICR en Colombia, Lorenzo Caraffi.

La cifra de desplazados crece en algunas regiones, como el sur del departamento de Bolívar, donde casi se duplicó el número de registros, llegando a un 94 % de aumento, o en el Cauca, donde creció 53%.

El CICR alertó además que la cantidad de personas que suelen declararse como desplazadas tiende a seguir aumentando este año.

Ocho conflictos activos

El organismo agregó que el año pasado constató ocho conflictos armados activos de carácter no internacional en Colombia, uno más que en 2022, de acuerdo con la clasificación jurídica del CICR.

El conflicto añadido es entre las paramilitares Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también llamadas Clan del Golfo, y las disidencias de las antiguas FARC, que no se acogieron acuerdo de paz de 2016, según explicó la coordinadora jurídica operacional del CICR en Colombia, Mariana Chacón.

Este nuevo foco de conflicto, que “agrava las cicatrices en la población civil”, incrementa la violencia en el norte del departamento de Antioquia y en el sur de Bolívar, aunque también se han registrado acciones en Norte de Santander y Arauca, estos últimos fronterizos con Venezuela.

“A pesar de los esfuerzos que se están llevando a cabo para encontrar soluciones negociadas a los conflictos armados, la situación humanitaria en Colombia continúa siendo preocupante. El año pasado, la intensificación de la disputa territorial entre diversos actores armados generó dinámicas cambiantes en varias regiones del país, lo que planteó nuevos desafíos humanitarios”, indicó el informe.

“Es la población civil la que carga con las consecuencias de los enfrentamientos armados; en Colombia hay comunidades enteras que no pueden transitar libremente por su territorio por el miedo y la zozobra”, dijo Caraffi.

Source DW/EFE/El Espectador