- Advertisement -

Minería aurífera desplaza y contamina a pueblos indígenas

DESPLAZADOS.- Líderes indígenas del norte paceño y la Amazonía denuncian que durante el 2023, la minería aurífera expulsó sistemáticamente a los pueblos amazónicos de sus territorios, y la contaminación de los ríos con mercurio se agravó.

La situación de los pueblos indígenas del norte paceño y la Amazonia, especialmente aquellos que residen dentro o en las proximidades del Parque Nacional y Área Natural Madidi, es crítica debido a la intensa presión del extractivismo en busca de oro e hidrocarburos.

Amada Macuapa, una joven representante de la Organización de Mujeres Indígenas de San José de Uchupiamonas y defensora de su territorio, denuncia que el mercurio presente en su organismo, resultado de la minería aurífera en la cabecera del río Tuichi, está afectando gravemente a su comunidad. Advierte que este metal está teniendo un impacto perjudicial en la salud de todos, amenazando la paz y generando consecuencias negativas para las mujeres que deseen tener hijos en el futuro.

La joven líder compartió los resultados de un estudio realizado por la UMSA que revela niveles significativos de mercurio en su organismo, con un resultado de 3,2. Esto supera ampliamente el límite permitido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que establece como máximo permitido una parte por millón (ppm) de mercurio en el organismo humano.

San José de Uchupiamonas es solo una de las numerosas comunidades afectadas por la minería, a pesar de no estar directamente involucrada en la actividad extractiva. Amada y otras mujeres, niños y adultos están experimentando secuelas del mercurio, y la contaminación aurífera ha llegado incluso al corazón del Parque Nacional Madidi, una de las áreas más biodiversas del mundo.

El Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib) ya había alertado en 2021 sobre los altos niveles de contaminación por mercurio en comunidades ribereñas de los ríos Beni, Madre de Dios y Mamoré. Estudios realizados por el Instituto de Toxicología de la Universidad de Cartagena, Colombia, revelaron niveles promedio de contaminación entre dos y ocho ppm en 700 indígenas y campesinos. Incluso se encontró a una joven mujer cocinera con más de 100 ppm de contaminación.

Entre las comunidades afectadas se encuentran Puerto Pérez, Las Mercedes, Toromona, El Tigre, Loreto, Genechiquia, Palestina, Trinidacito, Miraflores y Cachuela Esperanza del Río Madre de Dios; Barranco Colorado y Palma Sola en el Río Mamoré; Asunción, San Miguel, San José de Uchupiamonas, Eyiyoquibo (Ese ejjas) y la población rural de Rurrenabaque. La urgencia de abordar esta situación y detener la contaminación por mercurio es evidente para preservar la salud de estas comunidades y la biodiversidad de la región.

Source El Mundo /ANA