- Advertisement -

Modelo económico pone en riesgo existencia de Pueblos Indígenas

RETROCESO.- La implementación del Estado Plurinacional ha sido un retroceso para los pueblos indígenas por  el avasallamiento continuo del derecho territorial indígena y un endurecimiento del modelo económico externo que pone en peligro la existencia de los pueblos indígenas.

El líder indígena Alex Villca de la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas (Contiocap), sostiene que, en términos generales, la implementación del Estado plurinacional ha representado un significativo retroceso para los pueblos indígenas. “Uno de los aspectos más preocupantes es el avasallamiento continuo del derecho territorial indígena, evidenciando una vulneración constante y un endurecimiento del modelo económico externo que pone en riesgo la existencia de los pueblos indígenas”, expresó.

NO RECONOCE LA PLURALIDAD ECONÓMICA NI JURÍDICA

Villa dice que, en cuanto al reconocimiento de la pluralidad económica en el país, las normas y leyes no reconocen la actividad económica tradicional de los pueblos indígenas. A pesar de la necesidad de reconocer y respetar estas prácticas, el código de comercio, por ejemplo, no incorpora la forma de hacer actividad económica en los territorios indígenas, perpetuando así la subordinación a una visión externa colonialista que ha discriminado históricamente a estos pueblos.

En el ámbito jurídico, se destaca la imposibilidad de ejercer la justicia indígena debido a la ley de deslinde jurisdiccional, que, según la ley 071, retira competencias a los pueblos indígenas. A pesar de la afirmación constitucional de la igualdad entre la justicia indígena y la ordinaria, la realidad demuestra lo contrario, ya que la capacidad de administrar y aplicar normas y procedimientos propios ha sido notablemente limitada en el último año.

DOBLE DISCUSO AMBIENTAL

El líder indígena indica que en relación con la política ambiental, a pesar de la imagen internacional de Bolivia como defensora del medio ambiente, la realidad interna revela un retroceso alarmante. “Se evidencia una falta de protección y cuidado a la naturaleza, con la destrucción de bosques, contaminación de ríos y aire. Las leyes ambientales, como la ley 1333 del medio ambiente de 1992, no penalizan ni sancionan adecuadamente a aquellos responsables de daños severos a la naturaleza, como los factores mineros que vierten sustancias tóxicas sin ser debidamente sancionados. En este sentido, la normativa ambiental se muestra flexible y sin aplicación efectiva” añadió