AUXILIO . Los ganaderos del Chaco cruceño piden ayuda a las autoridades locales y nacionales.

Mueren 5.000 bovinos por la falta de agua y forraje

SEQUÍA . Ganaderos del Chaco cruceño reportan la muerte de más de 5.000 cabezas de ganado debido a la cruda sequía. En varios municipios no llueve desde febrero. Los animales pierden peso por falta de forraje y pierden peso porque no hay agua. Piden soluciones estructurales al problema.

AUXILIO . Los ganaderos del Chaco cruceño piden ayuda a las autoridades locales y nacionales.

Desolación y panorama desalentador. Es una tragedia para muchos productores. Esa es la crítica situación que se vive en el Chaco cruceño, principalmente en las localidades de Gutiérrez, Cuevo, Boyuibe y algunas zonas de Charagua. Los productores hacen de todo para salvar a sus animales que están deshidratados y escasos de forraje. La ayuda de las autoridades locales y del Gobierno Central no llega a esos municipios. Un equipo técnico y de la Unidad de Comunicación de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegsacruz) recorrió las zonas afectadas y constató que hay 5.000 bovinos muertos en esa región.

Las temperaturas que oscilan entre 38 y 42 grados y la falta de agua profundizan las pérdidas al sector ganadero. Las condiciones extremas en las que se encuentran los productores son realmente alarmantes. Los ganaderos claman a Dios para que llueva y piden a gritos ayuda de la Gobernación y el Gobierno Nacional.

Apenas uno ingresa al municipio de Gutiérrez se observa algunos incendios, la temperatura se dispara y el agua es escasa. Hace 11 meses que no llueve y falta el forraje.

Aldrin Flores, presidente de la Asociación de Ganaderos de Gutiérrez (Agadeg) relató que se registran entre 400 y 450 cabezas de ganado muertos. “La ayuda de la Gobernación apenas llegó con un camión cisterna de agua y no volvió más; el Gobierno Nacional no envía ayuda y nosotros tenemos que comprarnos agua”, sintetizó el dirigente.

En Camiri y Cuevo se refleja más muerte de ganado. Juan Carlos Rivera, presidente de la Asociación de Ganaderos de Cuevo (Agascuevo), informó que las condiciones climatológicas han sido adversas todo el año, no hay forraje debido a la falta de lluvias y por ello murieron unas 400 reses. “Hemos visitado varias propiedades, donde hay mucha pérdida, tenemos un 15% de nuestro hato ganadero, estamos hablando entre 3.500 y 4.000 cabezas de ganado en pérdida”, manifestó el dirigente.

Agregó que el hato ganadero, en general, también pierde peso. “Este año, ha sido tan fuerte la sequía que hemos tenido que venir a tocar puertas”, agregó Quiroga.

Por su lado Severo Hoyos, director de Fegasacruz por la subregión del Chaco, refirió que desde febrero de este año no llueve en la zona lo que impacta en la ganadería. “Esto es desastroso. Hay unas 3.500 cabezas muertas, es preocupante la situación. Hay un daño promedio de pérdida por cabeza de ganado de $us 300”, dijo. Agregó que el hato ganadero de esa región es de 22.000 cabezas.

Mientras que en el municipio de Charagua también se registran pérdidas, pese a que no hay una cuantificación, según el presidente de la Asociación de Ganaderos de Cordillera (Agacor) Luis Roberto Vargas Suárez.

Los ganaderos necesitan políticas de Gobierno de fondo y estructurales en los temas de agua y forraje para garantizar la soberanía alimentaria.

- Advertisement -

También podría gustarte