SOCIALIZACIÓN. Los encuentros de diálogo se desarrollaron en dos etapas.

Municipios elaboran protocolos para el control de infecciones

SALUD. En la provincia Cordillera, 16 centros hospitalarios fortalecieron sus capacidades sobre la importancia de prevenir infecciones y controlar brotes epidemiológicos como el  covid-19. Se elaboró un protocolo para garantizar la bioseguridad del lugar de trabajo.

SOCIALIZACIÓN. Los encuentros de diálogo se desarrollaron en dos etapas.

El personal de hospitales, centros y puestos de salud de los municipios de Camiri, Cabezas, Kereimba Iyambae y Charagua Iyamabae en el departamento de Santa Cruz fueron capacitados en prevención y control de infecciones (PCI), con el fin de fortalecer y contribuir a mejorar la calidad de atención de sus pacientes y evitar la propagación de brotes epidemiológicos como el covid-19. El taller benefició al personal médico, enfermería, administrativo, técnicos, limpieza y cocina de 16 establecimientos de salud y concluyó con la elaboración del borrador de su protocolo de prevención para garantizar la bioseguridad de su lugar de trabajo.

Las capacitaciones PCI forman parte de las acciones que desarrolla el Proyecto Chaco Salud en cuatro municipios de la provincia Cordillera, ejecutado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Plan Internacional (PI), con el financiamiento de la Unión Europea.

Gilka López, consultora en vigilancia epidemiológica de la OPS y encargada de las capacitaciones PCI, señaló que el objetivo primordial es el de concienciar a todo el personal que trabaja dentro del hospital o centro de salud que la prevención es un trabajo conjunto y complementario de todas las áreas. “El paquete de prevención y control de infecciones está dado a nivel mundial y es bueno que sea adaptado a cada localidad de trabajo y que tenga la participación de todos, desde el personal de cocina hasta el personal médico”, afirmó.

Estos encuentros se desarrollaron en dos etapas: la primera, se enfocó en conocer la importancia de la prevención de infecciones a través del uso correcto de los materiales y equipos de bioseguridad en su entorno hospitalario. En la segunda etapa, el personal del hospital ha podido identificar sus puntos débiles y fortalezas de la realidad del entorno donde trabajan, las condiciones y el tipo de patologías y pacientes que atienden. Ambas etapas fueron esenciales para la redacción del primer borrador de su protocolo de prevención y control de infecciones que posteriormente será presentado en limpio y funcionará como guía interna para mejorar el servicio a los pacientes.

- Advertisement -

También podría gustarte