Mypes en situación alarmante y luchan por seguir operando

CRISIS.- El dirigente de la Confederación de la Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE), Juan Carlos Vargas asegura que la falta de dólares está asfixiando a este sector que genera un millón y medio de empleos en todo el país.

La situación de la micro y pequeña empresa en Bolivia es crítica debido a la escasez de dólares. El alto costo en el mercado paralelo de esta moneda, junto con las comisiones impuestas por el sistema financiero para las adquisiciones de insumos en el extranjero, está teniendo un impacto devastador en estos negocios.

El líder empresarial enfatizó que Bolivia depende en gran medida de la importación de insumos para las micro y pequeñas empresas, sin importar el sector al que pertenezcan. Esta dependencia de los dólares hace que el encarecimiento de la moneda estadounidense aumente los costos de producción, volviendo a los emprendimientos menos competitivos y empujándolos al borde del cierre.

PIDEN AL GOBIERNO PRIORIZAR LA GESTIÓN EN LUGAR DE LA POLÍTICA

Juan Carlos Vargas, secretario general de la Confederación de la Micro y Pequeña Empresa, ha urgido al gobierno a tomar medidas concretas. «Instamos al Gobierno a que priorice la gestión en lugar de enfocarse tanto en la política o su candidatura para las elecciones de 2025», expresó.

Según el dirigente, aproximadamente 1.5 millones de empleos están en riesgo debido a la escasez de dólares, especialmente en el sector manufacturero de microempresas. La situación es alarmante, y muchas empresas luchan por mantenerse a flote. El riesgo de despidos es alto, lo que podría tener consecuencias devastadoras para los trabajadores y sus familias.

AUMENTA LA POBREZA Y SE PUEDE VER EN LAS CALLES

Vargas también destacó que la crisis económica ha llevado a más personas a buscar ingresos vendiendo productos en las calles o pidiendo limosna. Esta realidad se observa tanto a nivel local como nacional, con un aumento notable del mercado informal. «La falta de recursos y la sensación de impotencia son evidentes entre quienes se ven afectados por esta crisis», explicó.

El dirigente empresarial hizo un llamado a las autoridades para que tomen acciones inmediatas ante esta situación. La inacción no es una opción, y es esencial que se implementen medidas efectivas para apoyar a las micro y pequeñas empresas antes de que sea demasiado tarde. «La estabilidad económica y el bienestar de millones de personas están en juego», concluyó.

Source Marcelo Huanca Dorado