Para evitar más saqueo se debe nacionalizar las áreas auríferas

SAQUEO. El consultor internacional Jack Matijasevi propone la una especie de “nacionalización de todas las concesiones mineras” para evitar el saqueo y la contaminación en la que ha caído esta actividad

El economista y consultor internacional Jack Matijasevic Mostajo, autor del libro “Hasta qué punto es la minería en Bolivia una actividad sustentable”, asegura que la gestión del oro en Bolivia requiere un enfoque diferente, con una presencia más activa del Estado. “Se sugiere una especie de nacionalización de todas las concesiones de oro, revisando detalladamente cada caso y estableciendo una nueva ley minera. Señaló que en la nueva ley de oro se deben incluir mejoras significativas para el país”, expresó.

Considera que esta revisión y la nueva ley del oro deben abarcar aspectos como las regalías, impuestos, seguridad industrial y el cumplimiento de normativas ambientales, incluyendo la emisión de fichas ambientales.

MINERÍA AURÍFERA SAQUEA AL PAÍS

Matijasevic dijo que, a pesar de la explotación masiva de oro, la contribución al país es mínima. En el período de 2005 a 2022, de los $us 16.000.000.000 millones exportados, apenas se destinaron $us 300.000.000 millones como aporte al país, considerando solo la exportación legal. Se presume que la exportación ilegal podría ser igual o mayor.

La situación se agrava con los desastres ecológicos que afectan a Bolivia debido al aumento en la explotación de oro. Por encima de todo, los cooperativistas buscan aumentar sus espacios de explotación. “Estas actividades se llevan a cabo incluso dentro de áreas protegidas, generando preocupación sobre la irreversibilidad de los daños ambientales”, señaló.

MINERÍA MÁS CONTAMINANTE

A pesar de las afirmaciones de que se ha abandonado el uso de mercurio en favor de la naturaleza y que usan otros químicos, esto podría resultar en una certificación negativa a largo plazo, ya que las áreas circundantes a las explotaciones de oro se ven afectadas por la contaminación con mercurio, y la calidad del agua se ve comprometida, llevando a la pérdida de diversos recursos.

La falta de beneficios para el país es evidente, ya que solo unos pocos, principalmente las cooperativas que operan como empresas privadas, se benefician de estas explotaciones. Incluso se ha solicitado la reducción de las regalías acordadas, lo cual es considerado inaudito.

NO CUMPLEN CON LAS REGULACIONES AMBIENTALES

De las aproximadamente 1,500 cooperativas, se estima que el 90% no cumple con las regulaciones ambientales ni cuenta con fichas ambientales, lo que refleja la gravedad de la situación. La sugerencia es que más de 300 concesiones deben ser revisadas y, de ser necesario, nacionalizadas para revertir el daño irreparable causado por la explotación del oro en Bolivia. Este enfoque se considera esencial para abordar la crisis actual, que no se resolverá mediante simples ajustes a las regalías.

Source Marcelo Huanca Dorado