Pasadas las lluvias se intensificará la cosecha de la campaña verano

COSECHA.-  YPFB debe garantizar carburantes para la cosecha de la campaña de verano 2024 que se intensificará pasadas las lluvias de los últimos 15 días.

El experto agropecuario Luis Alberto Alpire ha señalado que con el fin de las lluvias se prevé un aumento en la cosecha de la campaña de verano 2023-2024.

Sin embargo, la semana pasada estuvo marcada por precipitaciones continuas, particularmente intensas el jueves, lo que resultó en una interrupción de la cosecha. Esta situación se vio agravada por la escasez de diésel necesario para movilizar toda la maquinaria agrícola, especialmente las cosechadoras de granos.

CAMPAÑA DE VERANO SIMILAR AL DEL 2026

Alpire destacó el estado lamentable de la campaña de verano 2023-2024, fuertemente afectada por el fenómeno de El Niño, similar a lo ocurrido en 2016. Los rendimientos por hectárea fueron notablemente bajos, con cifras como 0,67 kg de girasol, 0,73 kg de trigo, 1,25 toneladas de sorgo, 1,38 toneladas de maíz y 0,19 kg de chía. Específicamente, la soya fue severamente afectada, con rendimientos promedio de alrededor de 1,4 toneladas por hectárea, en comparación con las 2,13 toneladas por hectárea del invierno pasado.

Esta situación ha llevado a pérdidas significativas para los productores, estimadas en más de 800.000 toneladas de soya, con un valor superior a los 300 millones de dólares. Esto impacta directamente a los aproximadamente 14.000 productores asociados a Anapo, de los cuales el 70% son pequeños agricultores.

EL GOBIERNO DEBE APOYAR REACTIVACIÓN DE LOS PRODUCTORES

Al respecto, Alpire ha urgido al Gobierno Nacional a generar condiciones que permitan a los productores afectados reprogramar sus créditos, en colaboración con el sistema financiero, casas comerciales e industrias relacionadas. Esto es crucial para prepararse para la próxima campaña de invierno, que implica una extensión considerable de tierras cultivadas con diferentes cultivos.

Además, Alpire ha recomendado considerar la homologación de eventos genéticamente modificados en la soya, como el HB4, que ha demostrado éxito en países vecinos como Argentina, Brasil y Paraguay. Estos eventos genéticos permiten a la planta resistir la sequía y combatir malezas e insectos, lo que podría haber mitigado las pérdidas actuales si se hubieran aplicado en el pasado.

Finalmente, ante la mejora del clima prevista para la próxima semana, Alpire insta a YPFB a garantizar el suministro adecuado de diésel para evitar más pérdidas en el sector sojero, que ha sido gravemente afectado en esta campaña.