Policía desarticula centro de estafadores en Santa Cruz

OPERTIVO. En un operativo realizado en la Villa Primero de Mayo desarticularon un presunto centro de operaciones de estafadores, donde decomisaron una serie de teléfonos celulares computadoras, armas de fuego y gran cantidad de chips.

En un operativo desarrollado en conjunto entre la Policía y la Fiscalía se logró desarticular un presunto centro de operaciones de estafadores en la zona de la Villa Primero de Mayo, ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Según informes de la Red Uno, dos hombres fueron aprehendidos y una mujer arrestada en el lugar tras el operativo.

El comandante departamental de la policial, Erick Holguín confirmó que el allanamiento se respaldó con orden judicial y los requerimientos fiscales de ley, para proceder con las aprehensiones. Durante la intervención también decomisaron una serie de teléfonos celulares, computadoras y una gran cantidad de chips.

«Hemos encontrado en el lugar una serie de teléfonos celulares, computadoras, una gran cantidad de chips que eran utilizados para hacer llamadas y mensajes, de esta manera captar a personas que vayan a depositar dinero y así realizar las estafas por internet», explicó el comandante Holguín.

El comandante agregó que continúan con las investigaciones y procederán a la toma de declaraciones a los aprehendidos, a tiempo de convocar a las posibles víctimas a apersonarse ante las autoridades y proporcionar más información del caso.

Por su lado, el director de la Felcc, Gustavo Astilla, complementó que también se encontraron armas de fuego en el lugar, sugiriendo que este centro podría haber sido utilizado para perpetrar otras actividades delictivas además de las estafas. «Se trataría de un centro en la cual estos estafadores llegaban a captar a sus víctimas, a través de las redes sociales», añadió.

Aunque aún se desconoce el número exacto de víctimas afectadas por esta red de estafadores, se presume que las operaciones no se limitaban solo al departamento de Santa Cruz, sino que también involucraban a personas de otras regiones como La Paz y Cochabamba. Además, se descubrió la presencia de motocicletas en la vivienda, que se sospecha eran utilizadas para efectuar los cobros de dinero.