Pueblos indígenas comienzan a sufrir secuelas de los incendios

DESASTRE.  Las comunidades indígenas del norte paceño y la amazonia lo han perdido todo, porque el bosque les proporcionaba agua, alimentos y hasta medicinas, ahora todo está quemado.

El líder indígena de la Coordinadora Nacional de Defensa de los Territorios Indígenas Originarios Campesinos y Áreas Protegidas de Bolivia (Contiocap), Alex Villca señaló que los pueblos indígenas han comenzado a sufrir las secuelas de los feroces incendios que han minado sus territorios, su habitad y sus viviendas

“Muchos hermanos están enfermos por la inhalación de humo en su lucha contra los incendios y presentan problemas respiratorios. Otros tienen infecciones estomacales, problemas cutáneos y todo tipo de dolencias después de días trágicos donde tuvieron que abandonar sus vivienda al ser rebasado por el fuego”, explicó Villca.

EVALUAN DAÑOS CAUSADOS POR LOS INCENDIOS

En este contexto, se hace un llamado a la población boliviana para generar presión sobre las autoridades competentes y dar a conocer la magnitud de esta crisis a la comunidad internacional. Aunque aún no se tiene un número preciso de familias afectadas, se está trabajando en cuantificar los daños en cada comunidad. Se destaca que las comunidades, incluyendo aquellas no indígenas, han sufrido pérdidas considerables, como la de pequeños productores y ganaderos a pequeña escala que han perdido sus pastizales.

La situación en la región es sumamente preocupante, especialmente para comunidades como Buena Vista, San Isidro, Tres Hermanos, San Miguel, y La Villar, que han sido afectadas en distintas proporciones por los incendios forestales. Sin embargo, lo más alarmante es el impacto en comunidades porque para los indígenas, el bosque y  la selva es vital tanto física como espiritualmente.

LAMENTAN INACCIÓN DEL GOBERNADOR DE LA PAZ

La inacción e incapacidad del gobernador de La Paz son motivo de crítica, ya que parece no comprender la realidad de los pueblos indígenas y la sensibilidad del ecosistema de la selva tropical lluviosa. La falta de competencia para gestionar y dirigir en situaciones de crisis como esta es evidente, lo que genera incertidumbre sobre las acciones futuras y la capacidad de recuperación de las comunidades afectadas. La falta de respuesta adecuada a estas situaciones críticas plantea interrogantes sobre el liderazgo y la capacidad de las autoridades locales para manejar desastres de esta magnitud.

Source Marcelo Huanca Dorado