Queman oficina policial en Beni por un caso de asesinato

VANDALISMO . Una turba de enfurecidos pobladores de Santa Ana de Yacuma quemó la estación policial por el asesinato de un hombre en un restaurante. Piden la renuncia del comandante local porque no hay resultados en la investigación del asesinato ocurrido la anterior semana.

En el municipio beniano de Santa Ana de Yacuma, una turba de enfurecidos pobladores incendió la estación policial exigiendo la renuncia del comandante local, Juan Pablo Ayllón Peña.

Los hechos ocurrieron la noche del sábado tras la falta de avances en la investigación del asesinato de un joven piloto, que ha generado gran indignación en la comunidad.

Según reportes de medios locales, los residentes dieron un plazo de 24 horas para que el comandante de la policía de la zona renunciara a su cargo. Al no cumplirse esta exigencia, una multitud se congregó frente a la estación policial anoche del sábado.

Los efectivos policiales intentaron dispersar a la multitud con gases lacrimógenos, pero no lograron evitar los daños causados por los vecinos enfurecidos, según el medio San Borja Digital.

El detonante de la violencia fue el asesinato del piloto, quien fue acribillado por cuatro desconocidos el domingo pasado en un restaurante de la localidad.

Desde entonces, los pobladores han estado exigiendo justicia y la captura de los responsables del crimen. Sin embargo, la falta de resultados concretos en la investigación ha exacerbado la tensión.

Además de la frustración por el caso no resuelto, la llegada de policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) y representantes del Ministerio Público desde Trinidad para realizar allanamientos a propiedades privadas ha agravado la situación.

Las detenciones realizadas, que los pobladores consideran ilegales, han intensificado el descontento y la desconfianza hacia las autoridades.

El ambiente en Santa Ana de Yacuma sigue siendo tenso, con los residentes exigiendo respuestas claras y acciones efectivas por parte de las autoridades.

La comunidad pide no solo justicia para el piloto asesinado, sino también un cambio en la gestión policial local, buscando restaurar la confianza y la seguridad en la región.

Source El Mundo/Erbol