- Advertisement -

Recluso prostituía a mujeres y cobraba por QR desde Palmasola

ASTUCIA .  Un recluso de Palmasola dirigía una red de proxenetismo en la cual estaban atrapadas una veintena de mujeres. El sujeto cobraba por QR el 50% del dinero que obtenían sus trabajadores por cada cliente. Intimidaba con hacer daño a las mujeres y sus familias si no querían trabajar.

La Policía aprehendió a un exrecluso de Palmasola que explotaba y violaba a mujeres que estaban atrapadas en una red de proxenetismo. El sujeto recién había salido de la cárcel.

El fiscal Daniel Lobo informó que el proxeneta armó la red desde la misma cárcel con una veintena de chicas, entre las que no se descarta que haya menores de edad.

Las mujeres eran ofrecidas por redes sociales y se quedaba con el 50% del monto que cobraban las trabajadoras.

“Si él promocionaba a una joven y la mandaba a un residencial equis digamos, cobraba al cliente Bs 300 por media hora, él se quedaba con Bs 150 y le daba Bs 150 a la joven”, explicó Lobo.

Las trabajadoras tenían que mandarle por QR su parte del pago al proxeneta. Si no lo hacían, el sujeto, haciendo gala de su peligrosidad como recluso, amenazaba con hacerle daño a ellas y a sus familias.

Cuando el proxeneta logra salir de Palmasola, cita a sus trabajadoras a un alojamiento y comienza a mantener relaciones sexuales con cada una de ellas en contra de su voluntad. El contacto antes solo era mediante redes sociales.

Una de las chicas que no quiso someterse a los vejámenes del exreo, decide ir a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen a sentar la denuncia. Es así que la Policía va de inmediato al alojamiento y aprehende al sujeto.

En el celular del proxeneta se pudo ver las diferentes transferencias que la hacían sus trabajadores mediante QR, además de las amenazas que hacía para que le transfieran de inmediato.

El sujeto debe ser puesto ante un juez cautelar por el delito de proxenetismo. El alojamiento donde trabajaban las mujeres está ubicado en la avenida Alemana y tercer anillo externo.

Source Ronald Pérez