- Advertisement -

Refuerzan vigilia evista en TCP y dicen que será “indefinida”

ENFRENTAMIENTOS.- Organizaciones sociales afines al expresidente Evo Morales advierten que la protesta instalada en el TCP y otras instancias judiciales será indefinida. Dieron un ultimátum de 72 horas a los magistrados para presentar su renuncia.

Las protestas en puertas del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), en rechazo a la inhabilitación a la carrera electoral de Evo Morales en los comicios de 2025, continuó la jornada de ayer, en Sucre, Chuquisaca.

El Pacto de Unidad afín al expresidente, liderado por Ponciano Santos, llegó a la capital del país la pasada jornada para encabezar la protesta en el frontis de la máxima instancia constitucional.

“Estos magistrados tienen que irse a su casa porque ha terminado su mandato y a la Asamblea, pedimos que el presidente convoque a sesión para que puedan sacar la convocatoria a las elecciones judiciales”, aseveró Santos, de acuerdo con el matutino Correo del Sur, de la capital.

El dirigente afín al evismo advirtió que la vigilia en puertas del TCP será indefinida y que en próximos días “llegarán nuestros hermanos cocaleros y vamos a estar hasta que se vayan los magistrados y haya Elecciones Judiciales”.

RESPONSABILIZAN AL GOBIERNO

Tras registrarse las grescas y amagues de enfrentamientos el pasado lunes, Santos responsabiliza a los ministros de Justicia y de Gobierno, Iván Lima y Eduardo Del Castillo respectivamente, por futuras agresiones a los sectores sociales movilizados.

“Si nos tocan a los sectores sociales que estamos acá movilizados, solamente va a ser responsable el ministro Lima, de Gobierno, Lucho Arce y David Choquehuanca”, indicó el dirigente del Pacto de Unidad evista.

Actualmente, el proceso para ir a Elecciones Judiciales se encuentra truncado en el Órgano Legislativo. En ese contexto, los magistrados del TCP, aún en funciones, determinaron “prorrogarse” en sus cargos, hasta la realización de la consulta.

La determinación judicial generó el cuestionamiento y rechazo de la población y sectores de oposición al gobierno, así como también del ala radical del partido azul. No obstante, la determinación que exacerbó los ánimos en el evismo fue la anulación de la sentencia que establecía que la reelección indefinida no es un derecho humano, impidiendo con ello la repostulación de Evo Morales a un nuevo mandato.